Público
Público

Un concurso premia a inmigrantes a punto de ser expulsados de Holanda

La televisión pública holandesa va a estrenar un reality para poner a prueba los conocimientos sobre el país de los expulsados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La televisión pública holandesa (NOS) estrena mañana un nuevo concurso en el que el ganador, elegido entre un grupo de inmigrantes a punto de ser expulsadas del país, podrá llevarse en su maleta un premio de 4.000 euros gracias a sus conocimientos sobre la cultura general de Holanda.

En el concurso, llamado Salir de Holanda, participarán cinco jóvenes entre 15 y 23 años que han estudiado en Holanda, pero que tienen que regresar a sus países de origen porque a sus padres, en su día solicitantes de asilo, no les han concedido el permiso de residencia.

En medio de la polémica que ha despertado este nuevo concurso, el productor del programa, Frank Wiering, ha asegurado que el objetivo último del programa es 'desatar el debate' sobre la política de asilo holandesa, que en muchos casos obliga a los solicitantes abandonar el país tras haber pasado más de una década en Holanda.

 La audiencia critica que se usen los destinos de estas personas para 'entretener'

Wiering reconoció que al principio la idea de hacer un concurso con inmigrantes cuya expulsión ha sido ya decidida le pareció 'horrendo', pero a medida que fue profundizando en la situación de estas personas y en la política de asilo, lo consideró una manera de llamar la atención sobre la cuestión de una forma 'agradable', sin un componente de 'tristeza o pena'.

Por el momento, la web de la productora del programa, VPRO ha recibido numerosos comentarios en los que el calificativo que más se repite es 'de mal gusto' y donde la audiencia habitual de la cadena ha criticado que se usen los destinos de estas personas para 'entretener' a un público que probablemente en su mayoría será holandés.

En Holanda viven unos 700.000 musulmanes y en algunas ciudades como Rotterdam el 50% de la población es de origen extranjero, pero es un país en el que la política de inmigración se ha endurecido en los últimos años, reduciendo los flujos de entrada de inmigrantes.