Público
Público

Condena mínima por matar al hombre que pegaba a su hermana

La Audiencia de Barcelona ha considerado como atenuante que el acusado actuó llevado por una "furia incontenible" que le provocó ver a su hermana ensangrentada y malherida, tras las agresiones de su compañero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Barcelona ha impuesto una condena mínima, de diez años de cárcel, a un hombre que mató a su cuñado, ya que el tribunal entiende que el acusado actuó llevado por una 'furia incontenible' que le provocó ver a su hermana ensangrentada y malherida, tras ser agredida por su compañero.

En la sentencia, el tribunal impone al acusado, Oscar Andrés G., una pena de diez años de cárcel, cuando el delito de asesinato se castiga con entre quince y veinte años, ya que aprecia la atenuante 'muy cualificada' de arrebato, porque éste actuó impresionado por uno de los ataques 'más reprobables y perseguidos en la actualidad', como es la violencia machista.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 27 de marzo de 2005, cuando la víctima, Carlos Hernando E., mantuvo una discusión con su entonces pareja, Sonia Patricia G., en su domicilio de Castelldefels en Barcelona, donde la acabó agrediendo y amenazando con un cuchillo.

Cuando el acusado, de origen colombiano, llegó a la vivienda, se encontró con su hermana ensangrentada, con hematomas en el rostro y dos cortes en el cuello, por lo que golpeó fuertemente a su cuñado, hasta arrancarle dos dientes, y le asestó dos puñaladas mortales con un cuchillo de cocina.

El jurado popular que juzgó el caso declaró culpable de asesinato a Oscar Andrés G., y en cambio absolvió a la hermana, también acusada por la fiscalía, porque descartó cualquier implicación suya en el crimen.

En la sentencia, el tribunal subraya que la impresión que se llevó el acusado al ver el estado de su hermana fue de 'efectos fulminantes y demoledores', lo que le hizo actuar 'bajo una furia incontenible, desbordada'.

En este sentido, la sentencia admite incluso que si los hechos no se hubieran sucedido como ocurrieron, sería la víctima -el cuñado, Carlos Hernando E.-, 'quien hubiera terminado siendo acusado probablemente de algunos ilícitos contra las personas en el ámbito familiar'.