Público
Público

Condenada a 14 años una ex jefa de información de ETA

El Tribunal de lo Criminal de París también condena a 12, 10 y 5 años, a otros tres etarras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal de lo Criminal de París condenó hoy a 14 años de prisión a Ainhoa García Montero, considerada la jefa de información de ETA hasta su detención en 2003, y a 12, 10 y 5 años, respectivamente, a los miembros de esta estructura Aitor García Justo, Asier Aranguren Urroz y Thierry Idiart.

El tribunal, compuesto íntegramente por magistradas, también impuso a los tres primeros la expulsión definitiva del territorio francés una vez que hayan cumplido sus penas.

Por lo que se refiere a Idiart, el único de nacionalidad francesa, no tendrá que ir a la cárcel, porque de los cinco años de condena 13 meses son exentos de cumplimiento y ya pasó cuatro años en prisión provisional.

Las juezas, al término de una deliberación que se prolongó durante casi cinco horas, consideraron a los encausados responsables de la mayoría de los cargos que pesaban sobre ellos, como los de participar en un grupo con el objetivo de cometer atentados terroristas, llevar armas, tener documentación falsa, robar vehículos y usarlos para sus fines.

Del banquillo de los acusados salió algún 'Gora ETA' tras la lectura de la sentencia, al igual que sucedió por la mañana tras la lectura, en euskera y sin traducción, de un mensaje de carácter político de la principal acusada.

La Fiscalía, que había pedido para García Montero la pena que finalmente dictó el tribunal, había dicho que esta mujer de 34 años había sido una 'alta responsable de la organización terrorita', y que sin su concurso al frente de la estructura de información, conocida como los 'pianistas', 'no se hubieran podido cometer numerosos atentados.

García Montero y García Justo tienen a su vez que rendir cuentas ante la justicia española, que presentó contra ellos demandas de extradición por sus supuestas actividades en la organización terrorista antes de huir a Francia.

En el caso de la primera, las tres demandas de extradición -que ya han recibido el consentimiento de Francia- se refieren a imputaciones por haber formado parte del comando 'Buruntza', y en concreto por la comisión de atentados que se saldaron con tres asesinatos hasta su huida a Francia en el verano de 2001.

La fiscal del Tribunal de lo Criminal de París, Anne Obez Vosgien, hizo notar que durante este proceso, iniciado el pasado día 23, los acusados habían permanecido 'indiferentes a todo, incluso a la evocación de los asesinatos' y que no se había producido ninguna muestra de 'remordimiento'.