Público
Público

Condenada a 360 euros por provocarse un aborto

La mujer se tomó unas pastillas cuando estaba de cuatro meses. El hospital que la atendió denunció el caso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Juzgado de lo Penal número 3 de Lleida ha condenado a una multa de 360 euros a una mujer embarazada de cuatro meses por haberse provocado ella misma un aborto.

Según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), durante el juicio, celebrado ayer en Lleida, la mujer admitió que había puesto fin a su embarazo de forma voluntaria tomándose unas pastillas que le provocaron el aborto.

Los hechos se descubrieron en julio de 2007 cuando la mujer, de 31 años y nacionalidad boliviana, tras haberse tomado dichas pastillas sufrió una hemorragia que le llevó a acudir a urgencias del hospital de Tremp (Lleida), donde residía entonces.

Atendiendo a la existencia de informes ginecológicos previos al aborto en los que se establecía que tanto el feto como la mujer, que estaba embarazada de cuatro meses, estaban en perfecto estado de salud, el hospital dio aviso del aborto al juzgado, que inició diligencias penales. La mujer explicó durante el juicio que en el momento del aborto se encontraba en proceso de separación de su marido, del que ya tenía un hijo y dos más de otra pareja.

El juez, atendiendo a que el Código Penal posibilita el castigo del aborto con una pena de cárcel o una multa económica de forma alternativa, y teniendo en cuenta también que la mujer tiene más hijos a su cargo y que actualmente sólo cobra 400 euros mensuales, se decidió por la sanción económica, condenándola a pagar dos euros diarios durante seis meses, es decir, 360 euros en total.