Público
Público

Condenada una periodista por rebasar el cordón policial en el atentado de la Universidad de Navarra

El juez considera que existió "un evidente desprecio al principio de autoridad". La reportera recurrirá la sanción de 600 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una periodista ha sido condenada al pago de una multa de 600 euros al considerarla culpable de una falta de orden público por desobedecer a un agente de la autoridad y rebasar el cordón policial establecido tras la explosión de una bomba el pasado 30 de octubre en el campus de la Universidad de Navarra.

El texto legal considera probado que la periodista de Punto Radio acudió al campus de la Universidad de Navarra el pasado 30 de octubre poco después de que explotara un artefacto en uno de los edificios del centro, por lo que el lugar se encontraba delimitado por un cordón de seguridad.

Un vez allí, la periodista se identificó como tal ante un agente de la Policía Nacional, quien le indicó que no podía rebasar el cordón formado por una cinta y varios policías, si bien poco después el agente vio que la mujer 'no se encontraba en la zona y pudo divisarla justo entrando al Edificio Central', según la sentencia.

El agente echó a correr tras ella y la encontró cuando ya salía del edificio en el que había estallado el artefacto 'dando vueltas por la zona del hall de edificio a escasos metros del foco de la explosión, mientras ella hablaba por el teléfono móvil haciendo una conexión en directo'.

Por todo ello, la sentencia declara probados los hechos como constitutivos de una falta de orden público, pese a que la denunciada aseguró en la vista que 'no existió una orden clara y terminante que le impidiera desplazarse por el lugar del que tuvo que ser evacuada y que todo se debió a la precipitación del momento'.

Sin embargo, al respecto, el fallo argumenta que en el acto de juicio las declaraciones 'han dejado claro que existió una orden clara, concerta y contundente' hacia la joven, 'no sólo de que no podía rebasar la zona acotada con una cinta, sino de por dónde debía circular'.

La actuación de la periodista constituye, según el juez, 'un evidente desprecio al principio de autoridad que los agentes representan' y 'provocó un riesgo intolerable hacia su persona y hacia la del agente que tuvo que salir corriendo en su busca'.

Tras conocer el fallo la periodista ha mostrado su disconformidad y ha anunciado en un comunicado que lo recurrirá.