Público
Público

Condenado a 24 años por atropellar mortalmente a un joven ante una discoteca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 24 años de prisión a un hombre acusado de haber atropellado a dos jóvenes, uno de los cuales murió, en enero de 2006 en el transcurso de una discusión a las puertas de la discoteca "Bora Bora" de Cornellà (Barcelona).

En su sentencia, la sección novena de la Audiencia de Barcelona obliga también al procesado a indemnizar con 222.000 euros a los familiares del fallecido y con otros 7.100 euros al otro joven atropellado, por las heridas que le causó y el síndrome de estrés postraumático que le quedó como secuela.

El fallo condena por un asesinato y un intento de asesinato a Enmanuel Pérez, autor del atropello, que ocurrió la madrugada del 28 de enero de 2006 en la calle Energía de Cornellà, en las inmediaciones de la discoteca "Bora Bora", de la que el procesado acababa de salir.

Según la sentencia, el procesado y un amigo suyo que viajaba de copiloto en su coche se enzarzaron en una discusión con los ocupantes de otro vehículo que estaba parado en las inmediaciones de la discoteca y que se bajaron del mismo para pedir explicaciones a sus contrincantes.

Al verlos acercarse, el acusado aceleró bruscamente simulando que se marchaba del lugar y, tras recorrer unos quince o veinte metros, efectuó un trompo y dio la vuelta dirigiéndose a donde se encontraban las dos víctimas.

En un primer momento, los jóvenes lograron esquivar el atropello, ante lo que el acusado realizó un nuevo trompo, encaró su vehículo hacia ellos y los embistió, logrando así arrollar a uno de ellos, que resultó herido.

Asimismo, golpeó frontalmente al otro joven, Aaron V., que cayó tendido en el suelo, tras lo que el procesado volvió a acelerar y pasó con las cuatro ruedas por encima de él.

Después del crimen, Enmanuel Pérez emprendió una veloz huida, en la que se saltó un semáforo en rojo y llegó a ser perseguido por una dotación policial, aunque finalmente los agentes lo perdieron de vista.

Al día siguiente, Aaron V. murió en el hospital en que estaba ingresado debido a un aplastamiento y una fractura craneal que le provocó una abundante hemorragia cerebral.