Público
Público

Condenado a 8 años un estudiante mexicano por intentar matar a dos policías en Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un estudiante mexicano residente en Sevilla ha sido condenado a ocho años y dos meses de cárcel por intentar matar a dos policías nacionales, a los que arrebató el arma e intentó disparar cuando procedían a pedirle que se identificara.

La sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia, que hoy ha sido notificada al interesado, le impone tres años y tres meses de cárcel por cada uno de los dos delitos de homicidio en grado de tentativa, y un año y ocho meses de cárcel por un delito de atentado a la autoridad.

El acusado, A.O.M., de 28 años, se encontraba en España realizando un doctorado de la Universidad de Sevilla sobre energías renovables y alegó en el juicio que aquella noche había bebido y que creyó ser víctima de un secuestro, argumento que no acepta la sentencia.

El joven ha sido condenado por unos hechos ocurridos en la madrugada del 8 de marzo de 2008, cuando dos policías que patrullaban de paisano y en un coche camuflado recibieron un aviso para identificar a una persona de determinadas características físicas.

Cuando circulaban por la calle Santa María de Ordaz de Sevilla, los dos agentes se encontraron al acusado, cuyas características coincidían con el sospechoso, y le solicitaron que se identificase, momento en el que éste forcejeó, arrebató el arma a la agente femenina y trató de disparar a bocajarro contra ella y luego contra su compañero.

El acusado apretó el gatillo varias veces contra ambos, pero el arma no se disparó porque tenía el seguro puesto.

El procesado ha acudido hoy a recoger la sentencia acompañado por el consejero de Asuntos Políticos de la Embajada de México en España, Bernardo Graue Toussaint, quien ha dicho a Efe que van a recurrir el fallo ante el Tribunal Supremo y que el Gobierno de su país "seguirá apoyando en todo momento" al joven, como ha hecho hasta ahora.

Ha añadido que el embajador mexicano, Jorge Zermeño, "sigue creyendo en su inocencia y continuará en contacto con el padre del joven para seguir apoyándolo".

La defensa del estudiante solicitó en el juicio la absolución por considerar que había incurrido en un error invencible al creer ser víctima de un secuestro, a lo que se unía el hecho de que aquella noche había consumido abundante alcohol pues había celebrado el fin de sus estudios.

La Fiscalía, sin embargo, dijo que tal alegación es inverosímil, pues si bien en México puede haber cierta inseguridad ciudadana, el acusado es un ingeniero que llevaba tiempo en Sevilla haciendo un doctorado universitario sobre electrónica y conocía la realidad española.

El estudiante, que se encuentra en libertad provisional desde febrero pasado, ha sido absuelto de otro delito de lesiones y de tenencia ilícita de armas por el breve lapso de tiempo en que tuvo en su poder la pistola de los policías, razón por la cual el fallo es inferior a los 19 años de cárcel que pidió para él la acusación particular que ejercieron los agentes.