Público
Público

Condenado el hijo de Mitterrand en un caso de venta de armas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un tribunal francés condenó el martes al hijo del fallecido presidente francés François Mitterrand, a un antiguo ministro y a otros ex altos cargos por delitos relacionados con la venta ilegal de armas a Angola durante la guerra civil en el país africano.

El conocido como "Angolagate" se centró en la venta de armamento por valor de 790 millones de dólares (unos 530 millones de euros) al partido MPLA del presidente angoleño Eduardo dos Santos entre 1993 y 1998, cuando combatía con los rebeldes del UNITA dirigidos por Jonas Savimbi.

En el banquillo de los acusados de la sala parisina se sentaron 42 acusados de vender armas a Angola desafiando el embargo de la ONU o de aceptar pagos de los traficantes de armas y de usar su influencia para facilitar las ventas.

Jean-Christophe Mitterrand, que fue asesor de su padre para África, fue declarado inocente del cargo de facilitar los envíos de armas a Angola, pero fue declarado culpable de aceptar algo más de dos millones de dólares del traficante francés de armas Pierre Falcone y el empresario ruso-israelí Arkady Gaydamak, los dos personajes principales de la trama, para promocionar sus intereses.

La condena es de dos años de prisión suspendida, lo que supone que no la cumplirá a no ser que sea condenado nuevamente, y de una multa de 375.000 euros. Mitterrand estuvo presente en la sala para oír la sentencia.

Charles Pasqua, un antiguo ministro del Interior y un fijo en la derecha francesa desde hace décadas, fue declarado culpable de aceptar dinero de dos traficantes de armas aunque sabía que el dinero procedía de un delito. Fue condenado a tres años de prisión, dos de ellos en suspenso.

El tribunal dijo que Pasqua utilizó el dinero para financiar su campaña para obtener un escaño en el Parlamento Europeo. Además usó su influencia para obtener honores nacionales franceses para Gaydamak "por servicios dados en el comercio de productos cárnicos".

Falcone y Gaydamak fueron sido condenados por acuerdos ilegales de ventas de armas, fraude fiscal, blanqueo de dinero, malversación y otros delitos a una pena de seis años de cárcel cada uno. Falcone fue arrestado en cuanto el juez terminó de leer la sentencia, un proceso que duró alrededor de dos horas, ante el número de involucrados. Gaydamak permanece fugado.

El juicio mostró el lóbrego mundo de los pagos secretos y de los acuerdos discretos que vincularon la alta sociedad parisina con una de las guerras más largas de África.

También ha resultado embarazoso para el Gobierno francés, deseoso de cultivar las relaciones con Angola, un socio comercial de creciente importancia. Unas 70 empresas galas se encuentran en este país, incluyendo el gigante petrolero Total, que es el segundo mayor productor de crudo del país después de Chevron.