Público
Público

El condenado de Utah se prepara para morir fusilado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre condenado por dos asesinatos será ejecutado por un pelotón de fusilamiento en Utah el viernes, convirtiéndose en el tercer hombre en la historia de Estados Unidos que es ajusticiado en Estados Unidos desde 1976.

Se espera que Ronnie Lee Gardner, quién eligió el pelotón de fusilamiento como su método de ejecución antes de que éste fuera prohibido en Utah, muera minutos después de la medianoche, hora local, por el asesinato de un abogado durante un sangriento intento de huída en 1985.

La última esperanza de Gardner reside en la apelación que ha hecho al Tribunal Supremo después de que el gobernador de Utah, Gary Herbert, rechazara el jueves su solicitud de un aplazamiento temporal de la ejecución.

"Tras una cuidadosa revisión, no hay nada en los materiales proporcionados esta mañana que no haya considerado y decidido la Junta de Perdones y Libertad Condicional o por numerosas cortes", dijo Herbert en un comunicado escrito difundido por su oficina.

"El señor Gardner ha tenido una oportunidad justa y plena para que su caso sea considerado por numerosos tribunales", dijo el gobernador.

Si su petición al Tribunal Supremo también es rechazada, Gardner, de 49 años, será atado a una silla negra de metal y encapuchado, se colocará un blanco en su pecho y se le pedirá si quiere pronunciar sus últimas palabras antes de que un pelotón de cinco hombres le dé muerte con rifles de calibre .30.

Cuatro de los rifles estarán cargados con munición reales y uno de ellos tendrá balas de fogueo, para que los miembros del pelotón mantengan la duda sobre quienes realmente dieron muerte al condenado.

Como todos los estados del país donde está en vigor la pena de muerte, Utah usa la inyección letal como el principal medio para ejecutar a los convictos. Sólo Oklahoma ofrece la alternativa de morir fusilado.

"Lo considero algo bárbaro", dijo el obispo John C. Wester de la diócesis católica de Salt Lake City en una entrevista.

"Si se va a ejecutar la pena de muerte, la inyección letal sería una forma más humanitaria", declaró Wester, manifestando en referencia al pelotón de fusilamiento: "Representa en nuestra consciencia la violencia que las armas causan en nuestras vidas", dijo Wester.

Gardner fue sentenciado a muerte por el asesinato de Michael Burdell, a quién tiroteó cuando trataba de escapar de un tribunal. Gardner se encontraba allí para afrontar una acusación por la muerte del camarero Melvyn Otterstrom y finalmente fue condenado por ese caso también.

El hijo de Otterstrom, Jason, asistirá a la ejecución, junto con otros miembros de su familia.

"Jason y yo estaremos allí", dijo a Reuters el primo de Melvyn Otterstrom, Craig Watson. "Esto va a ser duro (para Jason Otterstrom). "Va a ser duro para todos", agregó.