Público
Público

Condenados dos hijos de Ruiz Mateos a un año de cárcel por fraude fiscal

También han sido condenados el antiguo abogado de la familia a dos años de prisión y un colaborador de Nueva Rumasa 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Juzgado de lo Penal número 3 de Madrid ha condenado a dos de los hijos de José María Ruiz-Mateos, Pablo y Alfonso, a un año de prisión por un delito contra la Hacienda Pública y les ha impuesto una multa a cada uno de 1,4 millones de euros, que se corresponde con el importe defraudado.

La sentencia considera 'acreditado' que Pablo y Alfonso 'sólo aparentaron cumplir con la obligación tributaria' del Impuesto de Sociedades de 1996 de Virnax, una de las empresas vinculadas a Nueva Rumasa, ya que dejaron de contabilizar ingresos por valor de 707,6 millones de las antiguas pesetas (4,25 millones de euros).

El titular del juzgado cree probado que los dos ejercían una 'administación real y formal' de la sociedad, 'seguida, mantenida y aceptada no sólo por lealtad familiar, específicamente, a su padre, como pretendieron hacer creer'. En este sentido, asegura que no es admisible 'la constante alegación en juicio de que ninguno de ellos sabía nada, que la contabilidad la llevaba una tercera persona, limitándose a cumplir las órdenes y deseos de un tercero'. Durante la fase de instrucción, aludieron a un 'indeterminado abogado holandés que en el acto del juicio se corporeizó en el Sr. Ruiz-Mateos, padre de los acusados'.

Junto a los dos hermanos Ruiz-Mateos, el Juzgado de lo Penal número 3 ha condenado a dos años de cárcel por fraude fiscal al antiguo abogado de confianza de la familia, Joaquín Yvancos, y a otro de los colaboradores del fundador de Nueva Rumasa, José Antonio Hurtado.

En el juicio por la presunta estafa de Nueva Rumasa han utilizado la misma defensa

Ambos deberán hacer frente asimismo a sendas multas de 1,4 millones de euros y 460.043,13 euros por las cantidades defraudadas a Hacienda en las declaraciones del Impuesto de Sociedades de Virnax correspondientes a 1995 y 1996.

En la investigación abierta en la Audiencia Nacional por la presunta estafa de los pagarés de Nueva Rumasa, los hijos varones de Ruiz-Mateos y su sobrino Zoilo Pazos Jiménez han utilizado este mismo argumento de que el padre era el responsable de la gestión de todas las compañías y que ellos se limitaban a obedecer sus órdenes por la 'confianza extrema' que le tienen.