Público
Público

Condenados a 4 y 5 años de cárcel dos acusados de quemar cajeros en Vitoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Nacional ha condenado a Oier Martínez del Campo y a Gorka Betolaza a cinco y cuatro años de prisión, respectivamente, por la colocación de artefactos explosivos y el lanzamiento de cócteles molotov contra varias sucursales bancarias de Vitoria en 2002.

Así lo ha acordado la sección primera de la sala de lo penal de este tribunal en una sentencia que también condena a Mikel Ruiz y a Iñigo Murga a dos años de cárcel y a José Antonio de la Red a un año y medio de prisión después de que los tres aceptaran dichas penas en el juicio tras llegar a un acuerdo de conformidad con el fiscal, que en un principio pedía para ellos penas de entre seis y ocho años.

Además, el tribunal establece que los cinco acusados, condenados por los delitos de daños terroristas y transporte de sustancias incendiarias, paguen una indemnización que asciende a 90.990,09 euros por los daños causados en las entidades bancarias.

La sentencia considera probado que los acusados atacaron con artefactos incendiarios las oficinas de varias entidades bancarias entre el 22 de enero y 7 de mayo de 2002, "con un claro ánimo de prestar su apoyo a la banda terrorista ETA y colaborando con los fines de la misma mediante técnicas de terrorismo urbano, denominado 'kale borroka'".

Murga, Ruiz y José Antonio de la Red fueron detenidos el 7 de mayo de 2002 cuando se desplazaban en un coche en el que transportaban artefactos incendiarios, tras haber atentado con otros similares contra un cajero de la entidad bancaria Caja Vital-Kutxa.

Además de éste, habían atacado, desde enero del mismo año, los cajeros automáticos de varias oficinas del Banco Bilbao Vizcaya-Argentaria, la Caja Vital-Kutxa y La Caixa en Vitoria, hechos de los que se declararon arrepentidos en el juicio.

Por su parte, Gorka Betolaza fue detenido en Francia en septiembre de 2004 y entregado a España para el cumplimiento de su condena.