Público
Público

Condenan a 24 años a Carmen Badía y Joan Sesplugues por el asesinato de Anna Permanyer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Barcelona ha condenado hoy a 24 años de cárcel a Carmen Badía y a Joan Sesplugues después de que un tribunal popular los considerara culpables por extorsionar y asesinar a la psicóloga Anna Permanyer, y ha absuelto a la tercera acusada, Anabel T.P.

En la sentencia, hecha pública hoy, el tribunal considera probado, como ya dictaminó el jurado popular, que en septiembre de 2004 Badía y Sesplugues extorsionaron a Permanyer para firmar el contrato de arras por el piso de su propiedad en la Torre Atalaya de Barcelona, y que luego la asesinaron.

En la sentencia, el tribunal confirma el veredicto del tribunal popular, si bien rebaja la petición fiscal, que había solicitado 30 años para Badía y Sesplugues y también para Anabel T.P., que finalmente ha sido absuelta.

Sobre Anabel T.C., el magistrado subraya en la sentencia que de las pruebas practicadas en el juicio hay "elementos incriminatorios para considerarla como criminalmente responsable de ambos delitos", aunque entiende y comparte que el jurado popular la absolviera porque también se practicaron durante el juicio pruebas de descargo.

La sentencia impone para Badía y Sesplugues 22 años por el delito de asesinato con alevosía y ensañamiento y otros 2 años por el de extorsión, y obliga a los condenados a indemnizar con 960.000 euros en total al viudo, la hermana y los cuatro hijos de la víctima.

El fallo también prohíbe a los condenados acercarse a menos de un kilómetro de distancia de los familiares de Permanyer y comunicarse con ellos durante diez años.

El magistrado Fernando Valle considera que el contrato de arras según el cual Permanyer vendía a la hija menor de Badía el piso, el aparcamiento y el trastero valorados en 600.000 euros, fue el móvil del crimen.

En su "afán de enriquecimiento", los dos condenados obligaron a Permanyer a firmar el contrato, tal y como demuestra la pericial grafológica, que indicó que la firma fue forzada.

La sentencia también indica que la paga y señal de 420.000 euros que Badía dijo que había abonado -aunque luego se demostró que no tenía tal cantidad-, es una cuantía "extremadamente alta para unas arras.

El contrato además también contemplaba que en caso de incumplimiento por parte de Permanyer ésta debía devolver una cantidad correspondiente al doble de las arras.

"Nadie en su sano juicio, actuando de forma libérrima, hubiese firmado un contrato de esta naturaleza, y ello por la existencia de tan elevadas arras que se ha demostrado que no se pagaron", sostiene el tribunal en la sentencia.

Asimismo el magistrado considera acreditada la presencia de Sesplugues y Badía en el momento del crimen, ya que fue la condenada, inquilina del piso de Permanyer, la que la citó en la Torre Atalaya el 27 de septiembre de 2004, día de su desaparición.

Además se halló un pelo de Sesplugues, de 81 años de edad, en el cuerpo de la víctima, que fue encontrado el 7 de octubre en un descampado cerca de Sitges (Barcelona) con varios golpes en la cabeza y envuelto en bolsas de plástico.