Público
Público

Condiciones más duras en otras entidades europeas

Otras entidades europeas tienen que hacer frente a costes muy superiores y a exigencias de reestructuración mayores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las cajas españolas han puesto el grito en el cielo por el precio que les han impuesto a sus ayudas, pero otras entidades europeas tienen que hacer frente a costes muy superiores y a exigencias de reestructuración mayores. ING es el mayor ejemplo de esta circunstancia.

La inyección de capital de 10.000 millones de euros que recibió en octubre de 2008 se pactó desde el primer momento con un tipo de interés del 50%. Es decir, el grupo holandés tenía que devolver 15.000 millones a cambio de los 10.000 recibidos. Y, además, pasados los meses, le exigieron desprenderse de la mitad del grupo (por eso, tiene a la venta la división aseguradora).

Por reintegrar en poco más de un año los primeros 5.000 millones, ha conseguido que le bajen el tipo de interés del 50% al 12%, aunque todavía tiene que devolver los otros 5.000 millones con un sobrecoste del 50% más un tipo de interés anual del 8,5%. Es decir, si el Gobierno holandés no les hace una nueva rebaja, el próximo año tendría que entregar 7.925 millones.