Público
Público

El condón femenino gana el respaldo sanitario de la FDA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una nueva versión potencialmente más económica del condón femenino de la empresa Health Co ha obtenido un respaldo crucial del comité consultivo de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Un precio más bajo podría atraer a más usuarias y permitir que las organizaciones sanitarias distribuyan más condones para ayudar a contener la propagación del virus que causa el sida, señaló el comité.

La nueva versión es también más silenciosa, y algunos miembros del comité aseguran que los nuevos materiales, más suaves, podrían convencer de su uso a más mujeres estadounidenses.

"Cuando hablo con mis pacientes (...) la mayor duda que tienen está relacionada con que es muy ruidoso", dijo Paula Hillard, ginecóloga del Centro Médico de la Universidad de Stanford.

El comité consultivo de asesores externos de la FDA votó 15 a 0 a favor de recomendar a la FDA la aprobación del Condón Femenino FC2. La FDA generalmente sigue el consejo de su comité asesor.

"Esto permitirá a las mujeres en general tener un mayor control sobre su capacidad para protegerse", dijo Michael Thomas, miembro del comité de la Escuela de Medicina de la Universidad de Cincinnati.

El condón femenino original de Female Health fue aprobado en 1993 para prevenir embarazos y enfermedades de transmisión sexual, pero no ha tenido un uso masivo. Tan sólo el 10 por ciento de sus 34,7 millones de unidades vendidas en 2008 corresponden a Estados Unidos.

Parte del problema es su coste. Los condones masculinos vienen en una variedad de marcas y los precios minoristas llegan a los 50 centavos de dólar (menos de medio euro) la unidad, mientras que el condón femenino actual cuesta entre 2,80 y 4 dólares por unidad.

La versión actual obliga a fundir hojas de poliuretano para formar un preservativo, y luego se le funden anillos en cada esquina. El nuevo, hecho con goma sintética, utiliza un proceso más simple, similar al de los condones masculinos, lo que reduciría los costos, según la compañía.

La aprobación de la FDA también podría ayudar a las mujeres de otros países, dado que la Agencia para el Desarrollo Internacional requiere de la aprobación de la FDA antes de poder comprar la versión menos costosa.

Otros países ya han adoptado el FC2.

Más de una decena de entidades sanitarias instaron a que el comité apoyase el FC2, diciendo que su uso era crítico para ayudar a que las mujeres puedan protegerse. A diferencia del preservativo masculino, el producto femenino puede ser insertado mucho antes de comenzar el coito.