Publicado: 06.03.2016 19:11 |Actualizado: 06.03.2016 19:18

El conductor que mató a un guardia civil en un control de alcoholemia ingresa en un centro de menores

Los otros tres menores implicados han quedado en libertad, bajo supervisión de sus tutores y a disposición de la Fiscalía. El conductor, de 17 años, no tenía permiso de conducir y, al parecer, dio positivo en la prueba de drogas. Atrapó al agente cuando le entregaba el etilómetro para que soplara y lo arrastró varios metros a gran velocidad.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5
Comentarios:
Imagen del funeral por el guardia civil José Antonio Pérez, fallecido el pasado viernes en un control de alcoholemia en Barbastro. EFE/Javier Blasco

Imagen del funeral por el guardia civil José Antonio Pérez, fallecido el pasado viernes en un control de alcoholemia en Barbastro. EFE/Javier Blasco

ZARAGOZA.- El juez de Menores de Huesca ha dictado el ingreso en un centro de menores en régimen cerrado del conductor del coche que el pasado viernes atropelló en un control de alcoholemia en Barbastro (Huesca) al guardia civil José Antonio Pérez, de 54 años y natural de Zamora.

El joven, de 17 años, ha ingresado en un centro de menores de Zaragoza a primera hora de la tarde de este domingo, 6 de marzo.

El trágico suceso ocurrió este viernes sobre las 19.30 horas, en un control de alcoholemia y drogas montado en la N-240, a su paso por Barbastro, después de que el agente diera el alto a un turismo, ocupado por cuatro personas, todas ellas menores de edad.

El agente metió los brazos en el interior del coche de los menores, para dar el etilómetro al conductor y, en ese momento, el joven lo atrapó con el volante para arrastrarlo 460 metros y chocar con otro vehículo en su huida. El cuerpo del guardia civil salió despedido a 15 metros de distancia.

Los menores escaparon a pie, mientras se montaba un dispositivo para detenerlos. El conductor dio positivo en la prueba de drogas y tiene antecedentes policiales por robo de vehículo, según las primeras investigaciones. Al parecer, no tenía carnet de conducir.

Los otros tres menores, dos chicas, de 17 y 14 años, y un chico, de 14 años, se encuentran en libertad bajo tutela de sus tutores legales, aunque a disposición de la Fiscalía.

La instrucción corre a cargo de la Fiscalía de Menores de Huesca, al ser todos los implicados menores de edad.

Según la ley, la medida de internamiento en los casos de homicidio para los menores de 16 ó 17 años es de uno a ocho años, que asciende a diez si se trata de un homicidio doloso. Cuando el menor cumple los 18 años, pasa a una prisión.

Otros tipos penales relacionados con este homicidio serían el de conducción temeraria con evidente riesgo para otras personas en la carretera, carecer de permiso así como conducir bajo los efectos de las drogas.