Público
Público

Una conferencia internacional pretende avanzar hacia el fin de la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una conferencia internacional promovida por seis entidades que trabajan en el ámbito de los derechos humanos y la resolución de conflictos reflexionará en San Sebastián en torno al proceso de paz y normalización del País Vasco, a fin de impulsar "un avance significativo" hacia el fin de la violencia.

La conferencia ha sido presentada hoy en la Casa de la Paz de San Sebastián por Paul Ríos, coordinador de Lokarri, Pierre Hazan, miembro del llamado Grupo Internacional de Contacto, y Jonathan Powell, quien fue jefe del gabinete del ex primer ministro británico Tony Blair y que ha apostado por una paz "sin vencedores ni vencidos".

En la reunión, que se celebrará el próximo lunes en la Casa de la Paz donostiarra, intervendrán "líderes internacionales" cuya identidad no ha sido revelada hoy por los organizadores de este evento, que pretende ser un nuevo impulso al proceso de abandono de las armas de ETA y de normalización política en Euskadi.

La conferencia está impulsada por Lokarri, el Grupo Internacional de Contacto, Berghof Foundation, Concilition Resorucers, The Desmond and Leah Tutu Legacy Foundation y NOREF.

Al acto de presentación han acudido también Katrine Tantla, de la Bergohf Foundation y Kristian Herbozheilmer, de Conciliation Resources, además de algunos de los miembros de un grupo local de apoyo a la iniciativa como el expresidente de la patronal vasca Confebask Miguel Lazpiur, la exdirectora de Emakunde Txaro Arteaga y el presidente de Aquarium, Vicente Zaragüeta.

Ríos ha explicado que ha cursado una invitación a todos los partidos políticos y sindicatos de Euskadi para que remitan aportaciones a los expertos y participen el lunes en la jornada de conclusiones.

El coordinador de Lokarri, la red ciudadana por el acuerdo y la consulta, ha explicado que el objetivo de esta conferencia internacional consiste en "compartir los elementos necesarios para alcanzar una situación de normalización, transparencia e inclusión política plena, basada en medios exclusivamente democráticos y en la ausencia total de violencia o amenaza de su uso".

En el acto de hoy ha intervenido también Jonathan Powell, el jefe del gabinete del ex primer ministro británico Tony Blair durante 15 años, quien ha relatado que durante una década tuvo la responsabilidad de negociar con los republicanos irlandeses, a los que había considerado siempre como "enemigos".

Su abuelo fue un colaborador de Winston Churchill y su padre un militar británico asesinado por el IRA, mientras que su hermano, que trabajó en el Gobierno de Margaret Thatcher, figuró en la "lista de la muerte" de la organización terrorista irlandesa.

Ha recordado que, por estos motivos, no quiso dar la mano al líder del Sin Feinn Gerry Adams y al exdirigente del IRA Martin McGuinness la primera vez que se reunió con ellos, un gesto del que ha confesado arrepentirse ahora.

Ha admitido que la situación del País Vasco es diferente a la de Irlanda del Norte, pero ha afirmado que "no hay ningún conflicto que no se pueda solucionar" y para hacerlo es necesario "hablar con los enemigos, no con los amigos".

A su juicio, para garantizar una paz duradera hay que asegurar que todas las partes sientan "que han salido ganando" tras las negociaciones.

Ha recordado que en el conflicto de Irlanda del Norte las partes se resistieron a la participación de la comunidad internacional, pero finalmente John Major invitó al senador estadounidense George Mitchell, quien tuvo un papel destacado como "facilitador" del proceso de paz.

Powell ha sostenido que el del País Vasco es "el último conflicto armado" de Europa y ha explicado que los líderes que debatirán en San Sebastián la próxima semana no vendrán a decir "qué hay que hacer", sino a exponer sus experiencias en la resolución de otros conflictos.