Público
Público

Confirmadas cuatro muertes en España por el mal de las vacas locas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la confirmación ayer de la muerte de una mujer de 64 años en León por el mal de las vacas locas, asciende a cuatro el número de personas que han fallecido en España por la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob, tres de ellas en Castilla y León y otra en Madrid.

La Junta de Castilla y León ha confirmado que la mujer que murió el pasado mes de agosto en León padecía el mal de las vacas locas, al igual que su hijo, de 40 años, que falleció el pasado 7 de abril en el Hospital de Salamanca.

Ambos presentaban los mismos síntomas, según el marido de la víctima, quien ha declarado que tanto su mujer como su hijo aparentaban, antes de morir, un cuadro de depresión.

A estas dos personas, hay que añadir una tercera que murió el pasado 28 de diciembre en el Hospital de León. Se trata de una mujer de 51 años que sufrió durante los meses previos a su fallecimiento síntomas similares a los del Alzheimer.

Según explicaron a Efe fuentes de la familia, la mujer, que trabajaba en la Delegación Territorial de la Junta en León y residía en la capital leonesa, empezó a sentirse mal hacía meses y poco a poco fue perdiendo grado cognitivo hasta que el deterioro fue total.

El 10 de julio de 2005 murió en Madrid la primera víctima de la variante humana del mal de las vacas locas en España. Fue una mujer de 26 años que residía en Madrid y que comenzó con síntomas en noviembre de 2004; no había recibido transfusiones, implantes ni productos sanguíneos, ni había sido objeto de cirugía.

Al confirmarse la última muerte en España por esta enfermedad, la Junta de Castilla y León, donde se han registrado tres de los cuatro casos, ha señalado que "no existe riesgo epidemiológico para la población".

Además ha subrayado que "la aparición de casos esporádicos de la enfermedad no indica nuevos riesgos para la salud de la población y entra dentro de las previsiones que se hicieron en toda Europa hace ya más de ocho años".

Por su parte, Marcos Martínez, alcalde de Cuadros (León), municipio en el que residía la cuarta persona fallecida, ha destacado que los vecinos "están un poco afectados" por este caso ya que dos de las víctimas, una madre y su hijo, son de esta localidad.

"Ha sido un palo muy fuerte para esta familia", ha dicho en declaraciones a EFE el regidor, que ha apuntado, no obstante, que "la gente en principio está tranquila y no tiene ningún tipo de preocupación", en lo que concierne a la posibilidad de que se produzcan nuevos contagios en el pueblo.

El presidente del Colegio de Veterinarios de España, Juan José Badiola, ha destacado el "interés científico" de este último caso de muerte en España por la variante humana del mal de las vacas locas, ya que habrá que investigar las circunstancias del contagio en madre e hijo, único en el mundo.

Las encefalopatías espongiformes transmisibles o enfermedad por priones son un grupo de patologías neurodegenerativas que afectan tanto a animales como a humanos, en los que el periodo de incubación suele ser de diez a veinte años.

El trastorno en personas se relaciona con el consumo de carne de reses con EEB, una patología que se descubrió en el Reino Unido a mediados de los años ochenta y que ha causado unas 150 muertes, la mayor parte en países europeos.

El primer fallecimiento se registró en Gran Bretaña en 1996 y desde entonces se han confirmado afectados en otros países como Japón, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Irlanda, Italia y Canadá.

Las vías de transmisión a las personas aún no están claras mientras que en los animales se transmite a través del pienso, preparado a partir de compuestos procedentes de los huesos, médula y cerebro de reses dañadas.

Algunos expertos descartan la posibilidad de que la infección en personas se adquiera por la ingesta de carne porque los priones, versiones dañadas de proteínas presentes en el cerebro, son distintas en los seres humanos.