Público
Público

El Congreso aprueba la Ley del Aborto con una mayoría amplia

PSOE, PNV, ERC, IU, BNG, NaBai y dos diputados de Convergència suman 184 votos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Ley del Aborto ha superado su fase inicial. El pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer el texto, que deberá debatir ahora el Senado. La norma, que combina plazos y supuestos en los que se permite a la mujer interrumpir su embarazo, salió adelante con 184 votos a favor, 158 en contra y una abstención.

Los socialistas lograron ayer para la nueva Ley del Aborto un apoyo más amplio del resto de grupos que el logrado en 1983, cuando se aprobó la despenalización. Además del voto de los parlamentarios de izquierda los cinco del grupo ERC-ICV-IU, los dos del BNG y la representante de NaBai, ayer votaron a favor de la ley los seis diputados del PNV.

Además, se sumaron a la aprobación dos diputados de Convergència. La coalición de CiU dio libertad de voto a sus diputados. Finalmente, los convergentes Carles Campuzano y Mercè Pigem decidieron apoyar la ley, mientras que su compañera Immaculada Riera fue la única diputada en abstenerse. Un diputado del PP, José Madero, avaló la norma, al equivocarse al apretar el botón de la votación.

En contra de la ley votaron el PP, UPyD, Coalición Canaria, UPN, los cuatro diputados de Unió y tres de Convergència. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no votó al tener que dejar el hemiciclo para intervenir en la Cumbre Internacional del Clima, en Copenhague.

En la sesión de ayer, se revivió la confrontación que han escenificado los defensores y los detractores de la nueva ley desde que la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, anunció una nueva Ley del Aborto, en septiembre del año pasado. El PSOE afirmó que ayer volvió a vivirse un momento 'histórico'. Y el PP volvió a abogar por los derechos del 'no nacido'.

El apoyo del PNV

Durante los meses en que la ley se ha tramitado en el Congreso, el PSOE ha logrado el apoyo del PNV, con el que tenía muchas divergencias respecto al texto inicial. Cuando el Congreso votó, en 1983, la norma en vigor, el grupo entonces denominado Minoría Vasca se opuso a despenalizar el aborto en los tres supuestos marcados. La ley fue apoyada entonces por 186 diputados: a la mayoría socialista se sumaron tres convergentes. Los comunistas y el extinto Euskadiko Ezkerra se abstuvieron.

Para conseguir el apoyo de los seis diputados del PNV, el Gobierno ha tenido que dar marcha atrás en dos de los aspectos más polémicos del texto inicial. Como pedían los nacionalistas vascos, la nueva ley reconoce la objeción de conciencia de los sanitarios y establece que las chicas de 16 y 17 años que decidan abortar informen a sus padres.