Público
Público

El Congreso aprueba sin oposición las ayudas a los hipotecados

PP, CiU y la izquierda minoritaria se abstienen. ERC, IU, ICV y BNG reclaman la dación en pago 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alumbrado en el Consejo de Ministros el pasado 1 de julio, 24 horas después de ser concebido en el Debate sobre el Estado de la Nación, el Congreso convalidó ayer el decreto Ómnibus que establece, entre otras novedades, medidas de auxilio frente al impago hipotecario.

En dos semanas la idea se ha convertido en ley. Esta 'extraordinaria urgencia' fue invocada por la vicepresidenta económica, Elena Salgado, al defender este paquete legislativo que sumó el respaldo de PSOE, PNV, Coalición Canaria y UPyD. El resto de formaciones PP, CiU, minorías de izquierdas y UPN se abstuvieron. Nadie votó en contra.

PSOE, PNV, CC y UPyD apoyan la ley nacida del Debate sobre el Estado de la Nación

El texto 'busca mayor protección de los segmentos más expuestos a la crisis', explicó al presentarlo, siendo aún portavoz, Alfredo Pérez Rubalcaba. Establece 'medidas adicionales de protección de las familias con menos ingresos', corroboró ayer Salgado.

El decreto mejora la protección de aquellas personas arrastradas por una deuda hipotecaria hasta la frontera del desahucio. Así, amplía la cantidad que el banco no puede embargar 961 euros, que se elevan a 1.350 con cargas familiares e intenta garantizar que las entidades ejecuten las deudas 'sin dar lugar a situaciones abusivas de malbaratamiento de la vivienda', según describió la vicepresidenta.

Como un texto escoba, aprobado al languidecer el periodo de sesiones, la ley barre otros flecos y recoge medidas ajenas a los hipotecados. Son disposiciones de apoyo a emprendedores a través de ventajas fiscales, contra la morosidad de los ayuntamientos habilitando al ICO para pagar sus deudas y de austeridad, estableciendo una nueva regla de gasto para el Estado y las entidades locales, ya que las comunidades tienen autonomía financiera.

El decreto eleva la cantidad que no se puede embargar tras un desahucio

Esta vocación de contenedor 'cajón de sastre' lo denominó ERC, 'texto variopinto', el PP alimentó críticas de la oposición. Las medidas de apoyo a los deudores hipotecarios apenas concitaron reparos, aunque los partidos situados a la izquierda del PSOE reprocharon al Gobierno su falta de ambición. IU-ICV, Esquerra Republicana y el BNG reivindicaron la fórmula de la dación en pago liquidación de una deuda hipotecaria con la entrega del inmueble.

'Lamentamos que llegue tarde. Tomen medidas para hacer efectivo el derecho a una vivienda; nos gustaría acabar la legislatura con la noticia de que la dación en pago es posible', señaló para justificar su abstención la portavoz de IU-ICV, la diputada ecosocialista Núria Buenaventura.

Las minorías de izquierda piden una reforma del sistema hipotecario

'Subsiste el principal problema de nuestra legislación, cuyo cambio es una reivindicación ampliamente sentida, como es la dación en pago, porque las garantías de los bancos no deben convertirse en una condena de por vida para los hipotecados', prosiguió el portavoz republicano, Joan Ridao.

Antes que ellos, la diputada del BNG Olaia Fernández abrió el camino: 'Sigue sin abordarse la cuestión fundamental: una reforma en profundidad de la legislación hipotecaria que contemple la dación en pago en determinadas circunstancias'. Los nacionalistas galegos, como el resto de izquierdas minoritarias, aprovecharon la discusión de la ley para reclamar mejoras en el modelo hipotecario como la moratoria en el pago de los plazos pactados, la posibilidad de transformar la hipoteca en un contrato de alquiler con opción a compra o la condonación parcial de la deuda.

Los matices del resto de la oposición desoyeron estas fórmulas. El PP pasó de puntillas sobre estas medidas y centró la crítica que sostuvo su abstención en la regla de gasto incorporada al decreto: 'Papel mojado, no sirve para nada y no crea confianza', criticó Álvaro Nadal.

'La posición de nuestro grupo no puede ser más positiva' en lo tocante a las hipotecas, aplaudió CiU. Su portavoz, Pere Macías que preside la subcomisión de estudio del sistema hipotecario, abrazó las medidas planteadas en esta materia, el esfuerzo del control del gasto público y la implicación del ICO en el pago de deudas municipales, pero cuestionó otras iniciativas menores adhe-ridas al texto y justificó así su abstención.

El PNV sí votó a favor, recriminando únicamente la urgencia pretendida por el Gobierno, que ata las manos de la oposición para poder modificar el texto. El otro socio preferente del Ejecutivo, Coalición Canaria, también respaldó el decreto, reclamó 'una reflexión general sobre las hipotecas' y reprochó al Ejecutivo que no haya tomado medidas al respecto 'hace seis meses'.

La relación de apoyos añadidos al PSOE se completó con UPyD. 'Se puede criticar que no hayamos sido capaces de enfrentar a tiempo el problema, pero son medidas necesarias, urgentes y en la dirección correcta', completó Rosa Díez.

Tras convalidar el decreto, el Congreso aprobó definitivamente el techo de gasto de los próximos Presupuestos que el Senado con mayoría del PP tumbó el miércoles. A la tercera votación, como era previsible, fue la vencida. La alianza que envió el límite de gasto a la Cámara Alta el martes PSOE a favor y CiU, PNV, CC y UPN con su abstención dio luz verde al punto de partida de las próximas cuentas públicas.