Publicado: 19.12.2013 16:11 |Actualizado: 19.12.2013 16:11

El Congreso aprueba reforma de pensiones pero la oposición avisa que la anulará

La ley desvincula las prestaciones de la evolución del IPC y establece que, a partir de 2019, las jubilaciones se calcularán en función de la esperanza de vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Pleno del Congreso ha aprobado la reforma de pensiones, con el único respaldo del PP y el rechazo de toda la oposición que ha dicho que la "echará para atrás" cuando haya cambio de Gobierno. A esto, la portavoz del PP en la Comisión del Pacto de Toledo, Carolina España, ha respondido que de producirse esta situación y la norma fuese derogada, "volvería la ruina, el déficit, la congelación y el rescate".

En el debate parlamentario de este jueves,  la oposición ha insistido en que la reforma no sólo ha sido rechazada por los partidos si no también por agentes sociales, sindicatos y patronal además de un informe crítico del Consejo Económico y Social (CES).

En este contexto, la diputada socialista Isabel López i Chamosa ha asegurado que la ley tiene fecha de caducidad "que es la del día que pierdan la mayoría absoluta". López i Chamosa ha pedido al PP que "vuelva al Pacto de Toledo y a la negociación" y ha calificado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de "termita" del estado del bienestar "que, como el caballo de Atila, cuando se vaya no habrá hierba bajo sus pies". La diputada socialista ha afirmado que la ley "rompe todos los consensos" alcanzados desde 1995 con el citado Pacto de Toledo y ha augurado que 2014 será el año del recorte de las libertades públicas.

En el mismo sentido se ha manifestado el diputado de CiU Carles Campuzano quien ha avisado que "cuando las fuerzas cambien, la reforma será revisada y echada hacia atrás". El diputado del Grupo Mixto Pedro Quevedo ha anunciado que su grupo apoyará "cualquier recurso de inconstitucionalidad" que se presente contra la reforma mientras que Joan Tardá (ERC) ha planteado a la izquierda parlamentaria que se "articule algún tipo de frente" contra la reforma, que calificó de "ofensiva que no tiene freno", además de "expropiación y robo".

La diputada del BNG Olaia Fernández ha señalado que la reforma esconde la pretensión de impulsar los planes privados, algo en lo que también ha coincidido el diputado de Amaiur Sabino Cuadra que ha vaticinado que el sistema público va quedar reducido a la beneficencia. El diputado del PNV Emlio Olabarría ha hecho hincapié en la falta de consenso y de diálogo mientras que por UPyD, el diputado Álvaro Anchuelo ha invocado el Pacto de Toledo al tiempo que ha lamentado que el PP se comporte como una "apisonadora sin rumbo y con los ojos vendados". El diputado de IU, José Luis Centella, ha insistido en que la aprobación de la reforma demuestra que España "está intervenida" y ha recordado que el gasto en pensiones es el 10,7% del PIB, por debajo de la media europea, que es del 13%.

El nuevo texto, que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2014, desvincula las pensiones de la evolución del IPC,  sino que se introduce un nuevo factor de revalorización que tiene en cuenta tanto la tasa de inflación como los ingresos y gastos de la Seguridad Social durante un plazo de once años (cinco previos, el de ejecución y las proyecciones de cinco futuros). El nuevo sistema incorpora un suelo de revalorización de las pensiones del 0,25% y un techo que, tras una enmienda del PP incorporada en el Senado, queda en el IPC más el 0,5%. Junto a ello, la reforma incluye la definición del factor de sostenibilidad, que, a partir del año 2019, calculará la cuantía inicial de la pensión teniendo en cuenta la esperanza de vida en ese momento, revisándose este dato estadístico una vez en cada lustro para ajustarla.

UGT y CCOO han lamentado este jueves la aprobación de la reforma de las pensiones en el Congreso de los Diputados al considerar que supondrá un empobrecimiento de los jubilados españoles. El sindicato liderado por Cándido Méndez considera en un comunicado que esta norma supone "uno de los recortes más importantes de la historia". "Se trata de una pésima noticia para los pensionistas actuales y futuros, ya que carga sobre ellos el ajuste del déficit público y, en el corto plazo, provocará una reducción de su poder adquisitivo". Asimismo, la central asegura que con esta reforma, el Gobierno "rinde pleitesía a las exigencias de la 'troika' con la excusa de garantizar la sostenibilidad del sistema y lo debilita con la clara intención de abrir de par en par las puertas hacia su privatización".

Por su parte, CC.OO. lamenta "profundamente" que la aprobación de esta reforma se haya producido "sin consenso alguno". "El Gobierno aprueba con ello una reforma que rompe un compromiso básico aceptado por todos desde 1995, el de mantener el poder adquisitivo de las pensiones", añade. Por ello, el sindicato que dirige Ignacio Fernández Toxo exige al Ejecutivo que abra un debate sobre los ingresos del sistema que permita evitar el consumo anticipado del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y afrontar los retos coyunturales y estructurales del sistema "desde alternativas distintas a la de la reducción progresiva e intensa del poder adquisitivo de las pensiones".