Publicado: 20.11.2013 19:47 |Actualizado: 20.11.2013 19:47

El Congreso aprueba la reforma de las pensiones con el rechazo en bloque de la oposición

El Gobierno ofrece un arreglo cosmético: dice en la tramitación del Senado elevará al IPC más el 0,5% el tope máximo de revalorización de las pensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Toda la oposición en el Congreso rechazó este miércoles las ofertas de transacción planteadas por el PP a la ley de reforma de las pensiones, que ha sido aprobado por la Comisión parlamentaria de Empleo con el único respaldo de los 'populares' y que ahora será enviada al Senado.

La norma prevé la introducción, a partir de 2019, de un factor de sostenibilidad que vinculará la cuantía inicial de la pensión a la esperanza de vida en el momento de entrar en el sistema. Además, a partir de 2014, las pensiones no se revalorizarán en función del IPC, sino de un nuevo índice vinculado a los gastos e ingresos del sistema, con un suelo de subida del 0,25% y un techo del IPC más 0,25%.

Así, tras varios meses de negociaciones, el Ministerio de Empleo no ha conseguido convencer ni a los sindicatos y patronal, ni a los grupos parlamentarios, que decidieron rechazar todas las propuestas de transaccional que les ofreció el PP a pocas horas del debate parlamentario al considerar que son "provocadoras" y que sólo buscan "aparentar un consenso y cercanía que no existe".

Coscubiela: "Nos hemos sentido burlados"

Los diferentes grupos mantuvieron la defensa de sus enmiendas al texto, que en la mayoría de los casos pasan por proponer nuevas vías de ingresos para el sistema —cambios en las cotizaciones, unificación de regímenes de la Seguridad Social, pagar gastos administrativos con cargo a los Presupuestos Generales— y por pedir al Ejecutivo que aparque o retire su reforma para empezar a negociar de cero, ya que no hay prisa para aprobar la normativa.

Frente a las críticas generalizadas, el PP ha maquillado un poco su reforma con un arreglo cosmético: elevar el techo de revalorización de las pensiones al IPC más el 0,5% en los años que suban, o en su defecto estudiar cómo liberar recursos de la Seguridad Social. Este cambio no afecta al tope mínimo fijado en la nueva fórmula de revalorización anual de las pensiones, que permanecerá en un incremento del 0,25%. Este cambio se aprobará en el Senado.

Pero ni por esas ha tragado la oposición. La socialista Magdalena Valerio acusó al PP de "abusar de su mayoría absoluta" para aprobar una reforma "sin apoyo" social, "en contra" de los intereses de los pensionistas y "pasando olímpicamente" del Pacto de Toledo. "Están metiendo el miedo en el cuerpo y generando tal alarma respecto de la sostenibilidad de las pensiones que están propiciando campañas muy potentes para vender fondos de pensiones", criticó, afirmando que el PSOE derogará esta ley en cuanto llegue al Gobierno.

Emilio Olabarría, del PNV, al PP: "Son unos cobardes"

El portavoz de Empleo en la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Coscubiela, recordó que la titular del ramo, Fátima Báñez, ofreció un diálogo sobre la reforma para luego "ningunear" a todos los interlocutores de esta reforma. "Nos hemos sentido burlados", aseguró, acusando al Ejecutivo de "cerrarse en banda a cualquier modificación significativa" del proyecto y de ofrecer acuerdos "de broma" que suponen incluso "una provocación". Además, cree que la reforma es "ideológica" para favorecer a las aseguradoras privadas, y que tiene "poco que ver con las causas" de los retos demográficos y de ineficiencia del sistema productivo.

El portavoz de UPyD, Álvaro Anchuelo, explicó que se opone al texto porque "no ha sido consensuado" y porque dejará a los pensionistas "condenados a una pérdida continuada de poder adquisitivo en los años venideros". Además, reprochó al PP que presente transaccionales "a última hora" sobre temas de poco contenido para "aparentar un consenso y cercanía que no existe".

Por el PNV, Emilio Olabarria, dijo que el procedimiento de aprobación de la reforma "raya la atrofia democrática" por sus "déficits reglamentarios y de legitimidad", y acusó al Gobierno y al PP de "cobardes" por afectar a un colectivo "vulnerable, cautivo del presupuesto público e invertebrado" con una reforma que "vulnera la Constitución porque no garantiza pensiones públicas, suficientes y universales".

Para Carles Campuzano, de CiU, la "pereza mental" de la mayoría absoluta del PP ha llevado a una "tramitación inaudita" de un asunto que en los últimos 20 años siempre había contado con acuerdo de los interlocutores sociales y se había aprobado con un consenso político amplio. "La voluntad de diálogo de la ministra ha sido sólo una expresión retórica y las transacionales ofrecidas son anecdóticas", dijo el parlamentario catalán.

La diputada del PP, Carolina España, aseguró que la decena de enmiendas transacionales ofrecidas, que "beneficiarían a los ciudadanos". "Me ha producido sorpresa y tristeza que no las acepten", dijo. Destacó  el "esfuerzo" del PP por acercarse a la oposición y acusando a los portavoces de tener "nula capacidad de diálogo". "Y así es muy difícil llegar a acuerdos. Sean valientes y dejen a un lado los intereses partidistas".

"Se fortalece el modelo para que sea sostenible y autofinanciable", dice el PP

La diputada del PP criticó que se "genere alarma social" pese a que la reforma es "garantía de que todos los pensionistas, hoy y mañana, cobrarán una pensión pública que subirá siempre, incluso en los peores momentos de crisis".

"Se fortalece el modelo para que sea sostenible y autofinanciable", dijo, apuntando a los socialistas como los principales lobbistas de las aseguradoras y acusándoles de estar dispuestos a volver a congelar las pensiones si hace falta.