Público
Público

El Congreso convalidará hoy la reforma de la negociación colectiva

La abstención de algunos grupos parlamentarios será suficiente para aprobar una reforma que ha suscitado críticas de sindicatos y patronal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Pleno del Congreso de los Diputados convalidará hoy con toda probabilidad la reforma de la negociación colectiva, que el Gobierno aprobó el pasado 10 de junio en Consejo de Ministros.

El Pleno del Congreso de los Diputados votará la convalidación y todo apunta a que saldrá adelante gracias a la abstención de algunos grupos parlamentarios, mientras que, en principio, también se decidirá su tramitación como proyecto de ley.

Este martes el portavoz del PSOE en la Cámara Baja, José Antonio Alonso, afirmó que el grupo parlamentario ya tiene el apoyo suficiente para la convalidación del decreto.

La reforma elaborada por el Ejecutivo trata de buscar un punto de equilibrio entre las posturas que mantuvieron las organizaciones sindicales y empresariales antes de la ruptura de la negociación.

Por un lado, el Gobierno mantiene la ultraactividad de los convenios, es decir, la continuidad de las principios que regula el convenio más allá de su vigencia.

Fija un porcentaje mínimo del 5% de la jornada laboral que se puede distribuir de forma irregular

Por el otro lado, amplía la flexibilidad interna de las empresas, fijando un porcentaje mínimo del 5% de la jornada laboral que se puede distribuir de forma irregular, y anteponiendo los convenios de empresa a los provinciales.

No obstante, uno de los puntos que en el futuro podría crear más polémica es la deriva obligatoria de los conflictos que surjan en la renovación de los convenios a un arbitraje vinculante.

En este caso, los agentes sociales defienden que es inconstitucional obligar al arbitraje para resolver los conflictos, aunque el Ejecutivo defiende que no es así ya que es una medida transitoria hasta que sindicatos y empresarios firmen el próximo acuerdo interconfederal.

Asimismo, la reforma fija un plazo máximo para la renegociación de los convenios, que será de ocho meses en el caso de los acuerdos con una duración inferior a los dos años, y de hasta 14 meses para los que superen ese tiempo.

La reforma fija un plazo máximo para la renegociación de los convenios

Sin embargo, la reforma ha suscitado las críticas tanto de las organizaciones sindicales como de las empresariales.

Las patronales critican la 'falta de valentía' del Ejecutivo, y siguen reclamando la eliminación de la ultraactividad y una mayor flexibilidad interna, que deje en manos de los empresarios la decisión sobre el descuelgue de los convenios.

Por su parte, los sindicatos denuncian que se impongan los convenios de empresa a los de ámbito superior y denuncian el avance en el poder decisorio de las empresas sin aumentar el margen de actuación de la represntación de los trabajadores.