Público
Público

El Congreso de EEUU aprueba a Schapiro como presidenta de la SEC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mary Schapiro, con una vasta experiencia en regulación de mercados de valores, recibió el jueves la aprobación del Senado de Estados Unidos para encabezar la Comisión Nacional de Valores (SEC, por sus siglas en inglés).

Desde ese puesto, Schapiro enfrentará el desafío de reforzar la agencia, criticada por no haber detectado uno de los mayores fraudes de inversión en la historia.

Los legisladores confirmaron a Schapiro como la presidenta número 29 de la SEC por una votación unánime.

Schapiro, que ha pasado más de dos décadas regulando los mercados financieros, ahora deberá restaurar la confianza de los inversores controlando a Wall Street en medio de una de las peores crisis financieras en décadas.

En su audiencia de confirmación, Schapiro, de 53 años, prometió dar mayor protagonismo a la división de control de la SEC y aplicar toda la fuerza contra cualquiera que viole la confianza de los inversores.

Schapiro presidió la Autoridad de Regulación de la Industria Financiera (FINRA, por sus siglas en inglés), que también ha sido criticada por su papel en en el supuesto fraude financiero de 50.000 millones de dólares orquestado por Bernard Madoff.

El Congreso está examinando por qué los reguladores ignoraron las señales respecto a los negocios de Madoff, como su uso de un pequeño auditor poco conocido y su habilidad para generar beneficios consistentes en cualquier tipo de ambiente de mercado.

La FINRA y Schapiro han dicho que el organismo de supervisión no tenía la autoridad para examinar el negocio de la asesoría de inversión de Madoff, donde muchos sospechan que se cometió el fraude.

El Congreso posiblemente empuje a Schapiro a tomar una postura más dura respecto a las agencias de clasificación crediticia, que asignaron altas calificaciones a valores apoyados por hipotecas que posteriormente se deterioraron.

Schapiro será presionada para que fortalezca la supervisión de productos financieros regulados sin excesivo rigor, como los fondos de cobertura.