Público
Público

El Congreso hondureño decide no restituir al presidente Zelaya

El golpista Micheletti regresa a la Casa Presidencial tras su breve retiro electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mel Zelaya, presidente hondureño derrocado por un golpe de Estado el pasado 28 de junio, no será restituido en la presidencia. Así lo ha decidido la mayoría del Congreso después de un maratoniano y tedioso debate para justificar el voto negativo. En la votación participaron 94 de los 128 miembros de la cámara, de los cuales 83 diputados eligieron no devolver a Zelaya su cargo y sólo 11 votaron que sí.

Tal y como se esperaba, la posición del Partido Nacionalista, consensuada antes de empezar una votación exigida en el Acuerdo Tegucigalpa/San José, marcó el resultado final. Rodolfo Irías, jefe del grupo parlamentario de Pepe Lobo, anunció su voto contra Zelaya. 'Nos ratificamos a favor del decreto del 28 de junio', con el que se justificaba el golpe, anunció ante el Pleno.

El debate de la justificación comenzó con la lectura de los informes de la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía y el comisionado de Derechos Humanos, filtrados a la prensa y claramente antiZelaya. Para rematar la jugada, se emitió un pequeño documental que resumía los hechos acaecidos en los últimos meses en Honduras.

Unas imágenes que en ningún momento contemplaron, como por arte de magia, el asalto a tiro limpio, el secuestro y la deportación de Zelaya en la noche del golpe de Estado. 'Estas son las víctimas verdaderas', sentenciaba el vídeo dando voz a unas imágenes de pobres y de manifestantes a favor de Micheletti. Recapitulado: un burdo ejercicio propagandístico.

'Nos ratificamos a favor del decreto del 28 de junio'

Los actores políticos del país fueron marcando sus posiciones a lo largo del día. El más contundente fue, como no, Micheletti. El presidente de facto volvió como se fue: agitando la cacharrería. El 'golpista travestido de político', como le definió Lula en la pasada Cumbre Iberoamericana, regresó ayer a la Casa Presidencial tras el retiro de una semana impuesto por EEUU para limpiar las elecciones. Y lo hizo haciendo lobby: 'Creo que [Zelaya] ya es historia porque el pueblo le respondió todas las preguntas que él había exigido y también dijo que no está de acuerdo con boicotear las elecciones', declaró Micheletti a una televisión local. El presidente de facto no dudó en atribuirse parte de la victoria de Lobo, pese a que su Partido Liberal fue el gran derrotado del pasado domingo.

Y es que Micheletti despierta odios y pasiones. Como la del grupo creado en Facebook, 'Roberto Micheletti para secretario general de la OEA', un movimiento de 'jóvenes latinoamericanos demócratas de derecha', que ayer contaba con 618 incondicionales. Y es que en Facebook también hay mucho sentido del humor.

En contra
La mayoría del Partido Liberal, posicionado junto a Roberto Micheletti y a Elvin Santos, se ha decantado contra la restitución de Manuel Zelaya, lo que supone más de 40 votos de los 62 que componen su grupo parlamentario. El Partido Nacional, que arrasó en las pasadas elecciones presidenciales, parlamentarias y municipales, no ha cambiado su voto contra Zelaya, pese a los cantos de sirena de Pepe Lobo a una reconciliación nacional. Son 55 diputados.

A favor
Una veintena de disidentes del Partido Liberal mantiene el apoyo a su líder, Zelaya. Entre ellos se encuentra Margarita Zelaya, candidata a la vicepresidencia y prima del presidente destituido, que dimitió pocos días antes de las elecciones. Los cinco diputados de la izquierdista Unificación Democrática, incluida la disidente Doris Gutiérrez, y dos de la Democracia Cristiana habían anunciado previamente su voto a favor de Zelaya.