Publicado: 21.12.2010 20:51 |Actualizado: 21.12.2010 20:51

El Congreso levanta el veto del Senado al Presupuesto

Las cuentas públicas de 2011 finalizan su tramitación con el aval de PNV y CC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Presupuestos Generales del Estado para 2011 recibieron ayer las últimas críticas del PP, CiU y la izquierda minoritaria los parabienes del PSOE y el Gobierno y el apoyo pactado del PNV y Coalición Canaria antes de ser definitivamente aprobados por el Congreso.

En un debate con el resultado de la votación conocido de antemano en virtud del acuerdo de estabilidad cerrado por socialistas y nacionalistas vascos y canarios, la Cámara Baja levantó el veto con el que llegaron del Senado las cuentas públicas del próximo año.

El último pleno del año apruebala reforma electoral denostada por IU

"Son la herramienta que va a permitir seguir luchando contra la crisis y apoyando la recuperación económica", prologó Salgado en defensa del proyecto. "No traen confianza ni empleo y profundizan la agonía política que vive España", replicó el portavoz de economía del PP, Cristóbal Montoro. Los conservadores quemaron su último cartucho reclamando al Gobierno "una rectificación de 180 grados" en las pautas que imprimen los Presupuestos. "España está en crisis mientras los países de nuestro entorno han entrado en fase de recuperación", reprochó Montoro.

Sus críticas elevaron el tono de las vertidas por el portavoz de CiU, Pere Macías. "Los Presupuestos son malísimos y en nada van a ayudar a salir de la crisis", denunció. "Son hijos de la improvisación y de la recesión e incapaces de sacarnos de ella", concluyó el portavoz catalán.

"No son los mejores, pero sí son de los pocos posibles", glosó Pedro Azpiazu anunciando el apoyo del PNV. Azpiazu defendió su voto en aras de la "responsabilidad"; su rechazo "generaría notables turbulencias económicas de consecuencias nefastas".

"Nos excluye del sistema político", denuncia Gaspar Llamazares

La izquierda minoritaria, ERC, IU-ICV, BNG y Na Bai subrayó como una única voz el contenido "profundamente antisocial" de los Presupuestos, como denunció la formación republicana. La representante de IU-ICV, Nuria Ventura, ligó las cuentas a los recortes sociales y medidas como la reforma laboral o la supresión del subsidio para parados sin otra prestación. El portavoz del BNG reclamó una salida social a la crisis para evitar que su peso descanse sólo sobre los más débiles.

En el último pleno del año, el Congreso aprobó también para su envío al Senado la reforma electoral que estará vigente en los comicios municipales y autonómicos de 2011. IU enarboló las críticas más contundentes contra un texto que tildó de "fraude". "Es discriminatorio, pretende segar nuestra voz y nos excluye del sistema político", denunció su portavoz, Gaspar Llamazares, reclamando un sistema que garantice la proporcionalidad en el Parlamento en los términos propuestos por el Consejo de Estado. Al margen de su grupo, IU sólo encontró el eco de UPyD, que libra la misma batalla.

La reforma aprobada refuerza a las instituciones contra los tránsfugas, limita el voto de los emigrantes en las municipales punto de fricción con Coalición Canaria y reduce la publicidad electoral y los gastos de los partidos en campaña, entre otras muchas medidas.

PSOE, PP, CiU y PNV defendieron el alcance de la modificación y del apoyo concitado: "el 97% de la Cámara", según el socialista José MaríaBenegas para subrayar la bondad de la reforma. "No es una reforma menor", replicóa Llamazares el portavoz de CiU. "No hemos querido excluir a nadie ni que nadie se excluyera", se excusó, dirigiéndose también al portavoz de IU, el ponente del PP, Juan Carlos Vera.