Público
Público

Una conmocionada España tiene que ser más intrépida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El seleccionador Vicente del Bosque no es conocido por realizar cambios radicales de estrategia, pero podría tener que mostrar más agallas si quiere que la campeona de Europa supere la fase de grupos en el Mundial.

La formación 4-5-1 con la que inició el partido contra Suiza el miércoles, con David Villa como único delantero y Fernando Torres en el banquillo, fue más que capaz de dominar la posesión de balón durante largos periodos de tiempo.

No obstante, Villa se pasó más de la mitad del primer tiempo persiguiendo en vano la pelota y sólo cuando Suiza se adelantó por sorpresa, cuando ya había transcurrido más de la mitad del partido, Del Bosque se vio obligado a sacar a Torres y a los extremos Jesús Navas y Pedro.

Jugar a veces con un sólo punta puede haberle funcionado a España durante su buena campaña de clasificación, cuando ganaron sus 10 partidos, pero los suizos demostraron que la organización, el trabajo duro y la suerte son armas simples pero efectivas.

Incluso con cuatro atacantes sobre el campo, España tuvo problemas para penetrar, pero a posteriori, Del Bosque puede preguntarse si una estrategia más arriesgada desde el inicio, con Torres y Villa sobre el césped, habría sido más efectiva.

"Si sabes que el contrario va a salir a defenderse y buscar la contra, tú normalmente tienes que salir en el primer cuarto de hora a buscar la portería con énfasis para poner la balanza de tu lado", declaró el predecesor de Del Bosque, Luis Aragonés, citado el jueves por varios medios españoles.

"Suiza supo gestionar su aspecto defensivo. Fue mejor España, tuvo mucho más el balón, tuvo alguna ocasión más, pero le falto el convencimiento de ir a por el partido desde el primer segundo", agregó.

Contra Honduras el lunes, el segundo partido del Grupo H para España, Del Bosque quizá opte por seguir el consejo de Aragonés y alinee a Villa y Torres desde el inicio.

En lugar del congestionado centro del campo con cinco hombres del miércoles, podría situar a Xavi frente a Xabi Alonso en el centro, con Andrés Iniesta en la izquierda y David Silva en la derecha.

Silva no tuvo uno de sus mejores partidos contra Suiza y Del Bosque también tiene la opción de usar a Cesc Fàbregas en la derecha, cuya creatividad y ojo para el gol han servido a España en el pasado.

En su conferencia tras el partido el miércoles, las declaraciones de Del Bosque no sugirieron que vayamos a ver una revolución en las filas de España.

"Al fútbol se gana de una forma ortodoxa, hemos buscado soluciones por bandas, hemos metido a Torres como segundo delantero. Ellos se han defendido bien, han sido eficaces. Creo en el buen orden incluso en los momentos más difíciles", declaró.