Público
Público

La consejería de Educación asegura que no había quejas previas sobre el estado del bus siniestrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha ha indicado hoy que el autobús que transportaba a estudiantes de la comarca toledana de La Jara a institutos de Talavera y que ayer sufrió un accidente cumplía todas las condiciones de seguridad, y ha añadido que en ninguno de los centros se han recibido partes en que los chicos o sus familias comunicaran quejas sobre el vehículo.

La secretaria general técnica de la Consejería, Inmaculada Fernández Camacho, ha comparecido esta tarde en una rueda de prensa junto al delegado provincial de Educación en Toledo, Francisco García, para informar sobre el accidente sufrido por el autobús que cubría esa ruta, después de que la presidenta regional del PP, María Dolores de Cospedal, haya dicho que el vehículo estaba en malas condiciones.

Fernández Camacho ha exhibido el informe del capitán jefe del subsector de Tráfico de Toledo, en el que se concluye que las posibles causas del accidente fueron la infracción de las normas por la conductora de un turismo al adelantar al autobús, la niebla y el estado de la vía.

El informe de Tráfico señala también que el vehículo tenía la inspección técnica de vehículos (ITV) en vigor hasta el 11 de marzo de 2008, contaba con seguro obligatorio y tarjeta de visado de transporte hasta el 31 de enero de 2010, y que no se había encontrado ninguna anomalía en la documentación ni en las condiciones técnicas del autobús.

Fernández Camacho ha indicado que el accidente fue totalmente ajeno a las condiciones del autobús y a su conductor, y ha explicado que el autobús tenía una antigüedad de once años, inferior al máximo de dieciséis años que se fija como límite a los vehículos para transporte escolar.

Asimismo, ha señalado que la última ITV el autobús la pasó en septiembre y tendría que pasar otra ahora en marzo, pues los vehículos de transporte escolar la pasan cada semestre.

Fernández Camacho ha explicado que, además, el autobús tenía autorización para transporte escolar, para lo que se requiere cumplir una normativa aún más exigente.

En el caso del conductor, uno de los dos heridos más graves en el accidente y que se encuentra ingresado, ha indicado que su permiso de conducir tiene vigor hasta el 22 de noviembre de 2009 y ha señalado que hacía esa misma ruta hace tres años.

La secretaria general técnica de la Consejería ha explicado que los estudiantes que iban en el autobús tienen edades de entre dieciséis y veintiún años, que habían acabado la escolarización obligatoria pero a los que la Junta les ofrece transporte gratuito para que puedan continuar los estudios fuera de sus localidades.

Respecto a las quejas de alumnos y familiares por el estado del vehículo que ha denunciado el PP, Fernández Camacho ha señalado que en ninguno de los cinco institutos en que estudiaban los chicos se han recibido los impresos que existen para comunicar incidencias, que están a disposición de los reclamantes en el propio autobús y en los centros educativos.

Fernández Camacho ha asegurado que ningún director de los cinco centros tiene constancia de que exista algún tipo de queja de usuarios o familiares y que lo ocurrido ha sido un lamentable accidente provocado por la maniobra imprudente de un turismo y ajeno a las condiciones de seguridad del autobús".

Ha lamentado la "ligereza e irresponsabilidad" de Cospedal, que recordó, precisamente, fue consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid.