Público
Público

El consejero de Medio Ambiente gallego declara como imputado por presunta falsedad documental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras de la Xunta, Agustín Hernández, declaró hoy ante la sala segunda del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en calidad de imputado por presunta falsedad documental.

Hernández explicó a la salida del Tribunal que había respondido a las preguntas del magistrado, el fiscal y los abogados y expresó su "respeto absoluto" por la Justicia.

La causa se inició por una querella presentada por el PSOE que fue admitida a trámite el pasado mes de abril, por la supuesta irregularidad cometida por el hoy conselleiro cuando era director del área de infraestructuras de la Diputación de Pontevedra.

Según la denuncia, Hernández habría firmado la recepción a una empresa a la que estuvo vinculado laboralmente de la carretera denominada variante de Lira, cuando aún no habían concluido las obras.

En el acta de la declaración, a la que ha tenido acceso EFE, consta que el conselleiro ha manifestado que tuvo conocimiento de los hechos que se le imputan por la querella y que fue informado por sus colaboradores de lo acontecido.

Hernández, que fue director de Infraestructuras de la Diputación entre enero de 2008 y abril de 2009, ha explicado que él tenía la labor de supervisión ya que la red es muy amplia y cada zona tenía su responsable, así como que no gestionaba personalmente los asuntos concretos de cada área.

A preguntas del fiscal, Hernández ha reconocido un documento en el que aparece la rúbrica de su visado y con ella el expediente que se remitió a intervención para su posterior pago.

Además, en su hora y media de declaración, ha indicado que cuando firmó ese documento no lo examinó, que no intervino para nada en la obra y que tuvo conocimiento de que estaba concluida por la querella.

El fiscal ha enseñado unas fotos de la obra al conselleiro aportadas por el querellante ante las que Hernández ha puntualizado que desconocía si ese era el estado real de los trabajos en el momento en que firmó el conforme, aunque ha añadido que a la vista de las instantáneas parece que se encontraban en la fase de movimiento de tierras.

El conselleiro se ha acogido a su derecho a no contestar a las preguntas del querellante, que le ha inquirido sobre si fue director o apoderado de Sercoysa, empresa a la estuvo vinculado laboralmente con anterioridad y a la que fue adjudicada la obra por 400.000 euros.

Tampoco ha querido contestar a la pregunta del querellante sobre si siendo director de Infraestructuras intervino, "aunque fuera dando un mero conforme" en cualquier otra obra de Sercoysa.

En otro momento de su declaración ha puntualizado que entre sus funciones no estaba la de certificar las obras y ha afirmado que esa responsabilidad correspondía a los ingenieros técnicos.