Público
Público

Los consejeros de los bancos se subieron el sueldo un 53% en 2008

La CNMV critica el aumento de las retribuciones en las firmas cotizadas pese a los menores beneficios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los consejos de administración de las firmas cotizadas españolas del sector financiero (banca y seguros) tuvieron en 2008 un alza del 52,8% en su retribución, que ascendió a una media de 5,49 millones de euros por consejo, frente a los 3,6 millones de un año antes, según el boletín trimestral de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publicado ayer. Ese fuerte incremento permitió a los vocales del sector financiero adelantar a sus colegas de los sectores de energía y agua, tradicionalmente los mejor pagados. En 2008, los consejos de esas empresas cobraron un 3,9% menos, hasta una media de 4,3 millones.

El informe del regulador se refiere al año en el que el sector financiero en su conjunto estuvo a punto de naufragar. Pese a esa mala coyuntura, los consejeros relacionados con ese negocio fueron los mejor pagados de la bolsa española y los que mayor subida de sueldo disfrutaron.

Los vocales de banca y seguros, los mejor pagados el año pasado

'Hasta 2006 no había diferencias significativas entre la retribución media de los sectores financiero y [de] comercio y servicios', dice el regulador, que añade que 'el vencimiento de los planes plurianuales de dos bancos' (a los que no identifica) acabó con esa similitud de sueldos.

El informe, que no personaliza en empresas ni en directivos, se publica coincidiendo con la polémica suscitada por la multimillonaria pensión del ya ex consejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, que cobrará 3 millones de euros al año con carácter vitalicio, tras pactar su salida del banco. Este tipo de retribuciones (diferentes a la tradicional fija y variable) son profusamente utilizadas por los bancos, recuerda el informe.

Pese a la ausencia de nombres concretos, el informe de la CNMV no está exento de veladas críticas a la política retributiva de las empresas que supervisa. El regulador subraya que la remuneración media por consejo de administración y por consejero en la bolsa española se incrementa cada año, incluso en 2008, a pesar del descenso de los resultados de las empresas cotizadas.

Algunas sociedades violan sus estatutos al incentivar a sus directivos

'La remuneración media del consejo y de la alta dirección no sigue la misma tendencia que (...) los resultados', dice la CNMV en su informe, que recuerda que, en el caso del Ibex, el menor aumento de las retribuciones en 2008 se debe únicamente a las indemnizaciones por cese de 2007.

Si se toma a todas las firmas cotizadas, la retribución media de sus consejos ha subido un 41,8% entre 2004 y 2008, hasta 2,81 millones por empresa. Los consejeros más beneficiados han sido los ejecutivos, que casi han duplicado su sueldo en el periodo, hasta un millón de euros al año, de media.

Además, el regulador señala que algunas sociedades que registraron pérdidas en 2008 incumplieron sus propios estatutos al materializar planes de incentivos e indemnizaciones para sus cúpulas.

Por tipos de retribución, el informe destaca que en 2008, por primera vez desde 2004, se produjo una bajada en la paga variable, que en el Ibex supone un 29,5% del sueldo total y en el resto de cotizadas, un 17,8%. Esta partida se destina, en la mayoría de los casos, a los consejeros ejecutivos y es la más ligada a la evolución de los resultados de la empresa.

La Financial Services Authority (FSA), el supervisor británico, anunció ayer un drástico endurecimiento de las exigencias a las entidades financieras del país. Aunque las nuevas normas se harán efectivas cuando la recesión haya pasado, la FSA informó de que, de partida, obligará a los bancos a aumentar en 110.000 millones de libras (120.000 millones de euros) los fondos que tienen en efectivo y en bonos gubernamentales (de rápida venta). Esa cifra supondría un gran incremento respecto a los 300.000 millones de libras que tienen actualmente en bonos garantizados. La FSA les obligará, además, a reducir un 20% la financiación a corto plazo. De esta forma, el regulador busca que tengan mucha más liquidez y una mejor base de capital y de financiación con la que afrontar crisis como la actual.