Público
Público

El Consejo de Seguridad de la ONU está complacido con la implementación de las sanciones a Pyongyang

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comité de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU aseguró hoy estar complacido con la colaboración de la comunidad internacional en la implementación de las medidas punitivas impuestas a Corea del Norte por sus actividades nucleares y balísticas.

El presidente del comité, el embajador alterno turco Fazli Corman, señaló que decenas de países, entre los que se encuentran Estados Unidos, China y Francia, han hecho llegar al Consejo informes sobre la puesta en vigor de las sanciones impuestas al régimen comunista de Corea del Norte.

"La cooperación de los gobiernos ha sido muy buena y satisfactoria", afirmó el diplomático a la salida de una reunión a puerta cerrada en la que informó al Consejo sobre la implementación de la resolución 1.874 adoptada en junio para reforzar el régimen de sanciones a Pyongyang.

Los sancionados son cinco entidades, cinco individuos y dos productos relacionados con los programas nuclear y balístico de Corea del Norte.

Entre otras medidas, se prohíbe realizar transacciones con las empresas e individuos, se congela los bienes de todos ellos y, en el caso de las personas, se les prohíbe viajar al exterior.

En el informe que Estados Unidos entregó al comité presidido por Corman, ese país detalla que ha interceptado aviones y barcos norcoreanos para impedir la importación de bienes y materiales prohibidos por las sanciones.

También Francia comunicó que inspeccionó un buque norcoreano que hizo escala en la isla francesa de Mayotte, en el océano Índico.

Por su parte, China instó en su informe a la comunidad internacional a no extralimitarse y evitar las acciones militares para hacer cumplir las sanciones.

"La aplicación de la resolución no debe repercutir en el desarrollo nacional de Corea del Norte, en sus contactos externos normales o en la vida cotidiana de su población, ni tampoco perjudicar sus relaciones con otros países", agregó Pekín, el Gobierno más cercano al aislado régimen de Kim Jong-il.

Pyongyang aumentó la tensión en la península coreana a principios de año con el lanzamiento en abril de un cohete de largo alcance y con un ensayo nuclear un mes después, al que siguieron diversas pruebas balísticas.

El Consejo de Seguridad consideró que la acción de Pyongyang infringía la resolución 1.718 de octubre de 2006, adoptada después de una prueba nuclear norcoreana, y en la que se instaba a Pyongyang a suspender su programa de misiles balísticos y le imponía sanciones económicas.