Público
Público

EL Consejo de la UE y la Eurocámara confían en cerrar hoy la nueva ley de telecomunicaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las delegaciones del Consejo de la Unión Europea (UE) y del Parlamento Europeo que negocian el nuevo marco legislativo de las telecomunicaciones se muestran "optimistas" ante la posibilidad de llegar a un acuerdo definitivo sobre el texto esta noche, y solventar así sus diferencias sobre el acceso a internet.

El desacuerdo entre países y eurodiputados radica en una enmienda incluida por el Parlamento pero que no es aceptada por el Consejo, que afirma que no se impondrán restricciones a los derechos fundamentales y libertades de los usuarios "sin una orden judicial", salvo cuando se vea amenazada la seguridad pública.

A las 19.00 GMT comienza la primera reunión del comité de conciliación convocado para intentar cerrar definitivamente el "llamado paquete Telecom".

Los parlamentarios podrían aceptar cambiar la expresión de la enmienda por un lenguaje más "general", dado que incluir explícitamente "orden judicial" podría sugerir una armonización de las legislaciones nacionales de los Veintisiete -diferentes en cada país-, algo que no puede contemplar un marco legislativo concebido como eminentemente económico, indicaron a Efe fuentes comunitarias.

Además, señalaron que esa expresión no tiene por qué significar un "juicio justo" para el usuario que, por ejemplo, descargue de internet habitualmente contenidos protegidos por derechos de autor de forma ilegal.

Las fuentes subrayaron su "optimismo" dado que prácticamente la totalidad de los 27 eurodiputados que forman la delegación de la Eurocámara, encabezada por el vicepresidente del Parlamento y eurodiputado español Alejo Vidal-Quadras (PPE), son favorables a llegar a un acuerdo en esos términos que mantenga igualmente la protección de los derechos fundamentales de los internautas.

De ese grupo de eurodiputados sólo dos, de los Verdes y del Partido Pirata, mantendrán su apoyo incondicional a la antigua enmienda 138 y a la exigencia de una orden de un juez para cortar el acceso a internet, aunque no es necesario que haya unanimidad dentro del grupo negociador y una mayoría simple bastaría para determinar la postura final del Parlamento, apuntaron las fuentes.

Los europarlamentarios liberales en el grupo ya han advertido en un comunicado de que "no cederán a las presiones del Consejo para debilitar los derechos fundamentales y libertades de los usuarios de internet, sin un procedimiento previo que respete el principio de presunción de inocencia", aunque no aluden explícitamente a una sentencia de un juez.

Si hoy no hubiese un consenso, en cualquier caso, los equipos negociadores tendrán oficialmente entre seis y ocho semanas para cerrar un texto común, que posteriormente tendría que ser ratificado por los ministros y por el pleno de la Eurocámara.

El comité de conciliación es la última fase de las negociaciones, en el que el Parlamento y el Consejo tratarán de llegar a un acuerdo y evitar que el texto, que se tramita desde 2007, decaiga y la Comisión Europea tenga que proponer una nueva legislación.

El nuevo marco regulador que la UE intenta sacar adelante pretende actualizar las leyes comunitarias sobre las telecomunicaciones e incrementar la competencia en el sector, entre otros propósitos.