Publicado: 14.11.2013 12:28 |Actualizado: 14.11.2013 12:28

El conseller de Interior define como "buena práctica" la reducción del empresario fallecido

Ante la comisión de Interior del Parlament, Espalader vaticina que "es improbable que se mantengan todas las imputaciones" a los ocho mossos por la muerte de Benítez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha reiterado que mantiene la confianza en la "buena práctica" en una "detención complicada" de los Mossos d'Esquadra imputados por la muerte del empresario del Raval Juan Andrés Benítez, y ve improbable que se mantengan las ocho imputaciones. En la comparecencia han estado presentes Ester Quintana -que perdió un ojo el 14 de noviembre de 2012 en la huelga general presuntamente por una pelota de goma de los Mossos, una año después de lo ocurrido- y representantes de sindicales de la policía catalana.

En su comparecencia ante la comisión de Interior a petición de varios grupos y a petición propia, y acompañado del secretario general de Interior, Josep Martínez, el director de Mossos, Manel Prat, Espadaler ha indicado que éste es "un caso puntual y aislado no puede elevarse a categoría, pero un solo caso no es admisible". Así, ha vaticinado que "es improbable que se mantengan todas las imputaciones a la totalidad de los agentes" y que las medidas cautelares adoptadas contra los agentes imputados -de apartarles y retirarles la pistola y la placa- se irán modulando a medida que avance la investigación.

Ha pedido que se respete la presunción de inocencia de los agentes pero al mismo tiempo ha reclamado "el principio de tolerancia cero respecto a las irregularidades que comporten la vulneración de derechos fundamentales". Asimismo, ha recordado que actuarán con "con contundencia y justicia" y solo tomarán medidas cuando cuenten con información de calidad.

Ha cargado contra el informe del Cuerpo Nacional de Policía, que actúa como Policía Judicial, porque cree que hace "juicios de valor incongruentes" sobre el caso cuando aseguran que en el vídeo se percibe como un agente golpea cinco veces la cabeza de Benítez, una conclusión que en ningún caso ellos comparten. Lamentando además la transcripción "errónea" de la llamada de Benítez a la Guardia Urbana, donde se escribió que decía "se están quedando" cuando en realidad había dicho "estoy sangrando", aunque Espadaler ha hecho una valoración positiva de la corrección que se ha hecho posteriormente.

Ha informado que el 11 de noviembre, tras un mes de los hechos, la División de Asuntos Internos (DAI) tomó declaración a los ocho agentes imputados, seis de los cuales se acogieron a su derecho a no declarar, y ha justificado no hacerlo antes porque no querían interferir en la investigacion judicial.