Público
Público

Constituida la comisión de investigación independiente sobre el accidente de Barajas ordenada por el juez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comisión de investigación que acordó crear el juez encargado del accidente del avión de Spanair, ocurrido el pasado 20 de agosto en Barajas, ha quedado constituida hoy.

Así lo han informado fuentes jurídicas, que han señalado que el nuevo órgano pericial colegiado -que tiene como misión esclarecer la causa o causas del siniestro- está integrado por dos pilotos, dos mecánicos, dos ingenieros superiores aeronáuticos y dos ingenieros técnicos aeronáuticos, además de un suplente por cada una de las cuatro categorías.

El juez ordenó crear la comisión al margen de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) dependiente del Ministerio de Fomento.

Las fuentes jurídicas han precisado que la designación de los integrantes se ha hecho mediante un "sistema de insaculación", por el que a cada número extraído de una bolsa le ha correspondido el nombre de un profesional de cada una de las listas que el magistrado Javier Pérez solicitó a los Colegios Profesionales de Pilotos y de Ingenieros Aeronáuticos.

Pérez pidió mediante un auto a estas instituciones que se le remitiese el nombre de al menos 30 pilotos e ingenieros aeronáuticos en activo con una antigüedad profesional mínima de 15 años.

Asimismo, el juez pidió a la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Fomento un listado de al menos también 30 mecánicos con habilitación relativa al modelo MD-82, el del avión siniestrado, ya que no existe un Colegio Oficial de Mecánicos de Aviación al que hacer el requerimiento.

El juez instructor del caso reclamó la constitución de este órgano para esclarecer la causa o las causas del accidente porque el informe definitivo en el que trabaja la CIAIAC tardará alrededor de un año en ver la luz.

Además, Pérez ha tomado hoy declaración como testigos a cuatro de los seis supervivientes del siniestro.

Una de ellas, Loreto Mercedes G., ha asegurado a los periodistas a su salida del Juzgado que sobrevivió porque es médico y pudo avisar a los facultativos de emergencias e indicarles que sufría de dificultades respiratorias para que le "pincharan en la pleura".

"Estoy viva gracias a que estaba consciente y pude diagnosticarme", ha afirmado la mujer, que ha apostillado: "si hubiera estado inconsciente y con la cara como la tenía, me habrían dejado de lado y no habría aguantado ni un cuarto de hora".

La testigo ha atribuido el accidente a un "compendio de responsabilidades de muchas personas y entidades", y se ha referido a las condiciones de la pista -situada junto a un arroyo y unos árboles- y a las "presiones" por parte de Spanair para que el vuelo no se retrasara más.