Público
Público

La constructora ACS y La Caixa quieren hacer caja en Abertis

Planean vender parte de la empresa al fondo británico CVC a través de una opa. Será la mayor operación empresarial en año y medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El verano traerá este año la mayor operación empresarial del mercado español en año y medio. La Caixa, que tiene la mayor cartera de empresas del país, y la constructora ACS, que preside Florentino Pérez, confirmaron ayer que negocian vender parte de la participación que tienen en la empresa de infraestructuras Abertis al fondo de capital riesgo británico CVC. La venta pondrá de nuevo a las compañías españolas en el escenario internacional, además de animar en la bolsa a las sociedades y sectores implicados.

Sobre la mesa se dibuja una transacción que valoraría a Abertis en torno a 12.000 millones de euros, según las fuentes financieras que ayer citó el diario británico Financial Times, que destapó la noticia en su web. La filtración molestó a las cúpulas de La Caixa y de ACS, que querían negociarlo con sigilo. Si se añade la deuda que tiene la empresa, que a marzo ascendía a 14.585 millones, el valor total sumaría 26.585 millones.

La constructora podrá usar el dinero para reforzarse en Iberdrola

Las cifras evocan una venta como las de los tiempos de bonanza económica y que no se repetía desde que Acciona cerró la venta de su 25% de Endesa a la italiana Enel en febrero del año pasado o desde la venta de Unión Fenosa por parte de ACS a Gas Natural, acordada en julio de 2008.

La operación se haría a través de una megaoferta de compra del 100% de las acciones de Abertis (una opa, en jerga empresarial) que lanzarían conjuntamente ACS, La Caixa y CVC mediante una sociedad de nueva creación en la que estarían las tres partes. Es una de las alternativas que barajan los dos principales accionistas de Abertis, según dijeron ayer al supervisor del mercado, la CNMV, aunque no especificaron otras.

Si finalmente la sociedad conjunta de La Caixa, ACS y CVC valora Abertis en 12.000 millones, esto supone que pagaría a los accionistas actuales por cada uno de sus títulos un 34% más de lo que valían el viernes. Esto es lo que se llama ofrecer una prima, un sobreprecio. Aunque el anuncio de la opa ya calentó ayer a Abertis, de tal forma que se disparó en el parquet un 12,2% antes de suspenderse la cotización, lo que reduce el extra sobre el precio actual al 20%. Con todo, es una prima muy alta en época de crisis.

En la transacción se valoraría Abertis en unos 12.000 millones

¿Quién pondría el dinero para comprar las acciones de Abertis? El fondo CVC, que podría acceder a un crédito de 8.000 millones de euros coordinado por el banco italiano de inversión, Mediobanca, que está organizando la operación.

Por su parte, entre La Caixa y ACS ya controlan casi un 55% de Abertis, puesto que la caja tiene un 28,5% del grupo, a través de Criteria, y la constructora, un 25,8% . Y ambas se plantean vender 'una parte muy sustancial' a la sociedad conjunta que luego lanzaría la opa, como admitió ayer Criteria en su comunicado a la CNMV, desvelando más de lo que quiso explicar ACS en su propia comunicación.

Fainé busca seguir mandando en Abertis y vender dos de sus negocios

Ambas partes quieren hacer caja con Abertis. Pero ACS le puede sacar más provecho a corto plazo porque La Caixa quiere mantenerse como accionista de referencia. La empresa que controlan los banqueros March, Alberto Cortina y Alberto Alcocer (los Albertos) y Florentino Pérez podrá utilizar el dinero que logre con la venta para reforzarse en Iberdrola, en la que es el primer accionista y con cuyos gestores mantiene una guerra que ha llegado a los tribunales. Así lo interpretó ayer la bolsa, que premió a ACS con una subida del 5,4%.

Con batalla judicial o sin ella, el presidente de ACS ya ha repetido que la intención es pasar del 12% al 20% en la eléctrica. Para eso tendría que lograr unos 2.000 millones, que es lo que ayer valía un 8% de Iberdrola. Para captar ese dinero, debería vender al menos un 16% de Abertis, si se confirma la oferta.

En el otro lado de la mesa, el presidente de La Caixa y de Criteria, Isidre Fainé, prefiere seguir mandando en Abertis y que Criteria continúe como accionista de peso con un paquete muy superior al 20%, quizá el 25%, explican fuentes próximas a este holding.

Tras la opa, la caja baraja sacar Abertis de bolsa y 'reorganizar su negocio para apostar más por telecomunicaciones, además de las autopistas', según las mismas fuentes. La idea se centra en vender activos no estratégicos de Abertis, como los negocios de aparcamientos y de logística que tiene.

En la venta parcial y la reorganización de Abertis se enmarca la reciente llegada de un nuevo hombre fuerte de Fainé a esta empresa, Francisco Reynés, como número dos del presidente, Salvador Alemany. Reynés llevará la operación. Mientras, crecen los rumores de que Alemany está siendo tentado para que se pase a la política en las próximas elecciones catalanas.