Público
Público

La consulta sobre Lisboa es la última en Irlanda, advierte Cowen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, advirtió el miércoles que el referéndum del viernes sobre el Tratado de Lisboa, el segundo en dos años, es el último, y que la integración europea está en peligro si vuelve a ser rechazado.

Cowen necesita que los irlandeses aprueben el texto que pretende reformar el funcionamiento de la UE para evitar una crisis en el seno de la Unión, así como para impulsar sus esfuerzos con los que sacar al antiguo "tigre celta" de una de las peores recesiones en el mundo occidental.

Un triunfo del "No" podría poner fin a su mandato y poner en peligro a la coalición de centroizquierda antes de que se vote un plan sobre la creación de un banco que se quedaría con los activos "malos", en un intento de resucitar el sistema financiero.

"Bueno, no habrá una Lisboa 3, eso seguro", dijo Cowen en la rueda de prensa que cerró la campaña, ya que el jueves es jornada de reflexión.

"Lo que está claro es que afrontaríamos un periodo de incertidumbre extraordinaria y podríamos ver fácilmente la creación de una Europa a dos velocidades".

Algunos partidarios del "No" han argumentado que Irlanda podría lograr más concesiones de Bruselas si vuelve a rechazar el tratado, que pretende mejorar y acelerar la toma de decisiones en la Unión.

Cowen ya ha logrado garantías de que Irlanda podrá mantener un comisario, así como compromisos de que el tratado no afectará la neutralidad del país y sus estrictas leyes sobre el aborto, para lograr el favor de los votantes.

Bruselas necesita que Irlanda ratifique el tratado para facilitar el camino a su entrada en vigor.

Según los sondeos, este país, en el que vive menos de un uno por ciento de los 500 millones de habitantes de la UE, ratificará Lisboa, pero se teme que el rechazo al Gobierno ajuste el resultado.

Un segundo rechazo podría retrasar la integración europea, debilitar el euro y reducir la influencia de la UE, además de perjudicar la reputación internacional de Irlanda en un momento económico muy difícil.

Varios diplomáticos han dicho que algunos estados miembros podrían intentar avanzar en la integración dejando fuera a otros estados y formando así una Europa a dos velocidades.

Las urnas en Irlanda se abrirán el viernes, pero el recuento manual de las papeletas no empezará hasta el sábado a las 08:00 GMT. Se espera que los primeros resultados se conozcan unas pocas horas después.