Público
Público

Consumidores éxtasis corren alto riesgo de desarrollar apnea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los consumidores de éxtasistendrían alto riesgo de desarrollar un trastorno respiratorionocturno llamado apnea del sueño.

En un estudio sobre adultos que habían o no consumidoéxtasis, los autores hallaron que los consumidores eran ochoveces más propensos a tener síntomas de apnea del sueño.

La apnea del sueño causa interrupciones rápidas de larespiración durante la noche, lo que genera síntomas comoronquidos y somnolencia diurna.

El trastorno, en especial cuando no recibe tratamiento,puede tener consecuencias graves de largo plazo. Estudios lohabían asociado con un mayor riesgo de hipertensión, enfermedadcardíaca y, por la falta de sueño, accidentes de tránsito.

Los nuevos datos, publicados en la edición en internet dela revista Neurology, no prueban que el éxtasis cause apnea delsueño. Tampoco explican la causa de la relación.

La respuesta estaría en los efectos tóxicos sobre lascélulas cerebrales asociadas con la serotonina, opinó UnaMcCann, de la Escuela de Medicina de Johns Hopkins, enBaltimore.

La serotonina es una sustancia química cerebral con unavariedad de funciones vitales, como la regulación del ánimo, elapetito y el sueño. De modo que es posible, dijo McCann aReuters Health, que el daño celular explique la relación entreel éxtasis y la apnea del sueño.

"Es una prueba más de que no es la droga inofensiva de laque algunos hablan", indicó la experta.

Los resultados surgen de estudios sobre el sueño de 71adultos que habían consumido éxtasis por lo menos 25 veces enla vida y de 62 hombres y mujeres que nunca la habían probado.

Cada participante pasó una noche en un laboratorio delsueño, donde se lo conectó a máquinas que monitorearon larespiración y la presión nasal durante el sueño.

Los consumidores de éxtasis no habían probado la droga porlo menos durante dos semanas; la mayoría no la había consumidopor meses.

A pesar de eso, el grupo tenía más riesgo de tener apneasdel sueño.

Mientras que las tasas de problemas respiratorios levesfueron similares en ambos grupos, sólo en los consumidores deéxtasis se halló apnea del sueño moderada a grave. Ocho (el 13por ciento) tenían apnea moderada y un consumidor tenía apneagrave.

Es más, el riesgo asociado con el consumo de éxtasis fueaún mayor que el relacionado con la obesidad en esosparticipantes. La obesidad es un factor de riesgo de la apneadel sueño.

Muchos consumidores habían abusado de otras drogas, como lamarihuana y la cocaína. Pero McCann aclaró que no existenevidencias de que esas otras drogas aumenten el riesgo dedesarrollar apnea del sueño ni tengan efectos celularesprolongados.

Todavía queda mucho por aprender sobre las posibles"consecuencias funcionales" del éxtasis y sus efectos en lascélulas nerviosas asociadas con la serotonina, indicó McCann.

Estudios hallaron que algunos efectos de la droga, como lareducción de la memoria, las alteraciones del sueño y losproblemas para controlar los impulsos, pueden durar meses oaños. "Pero ignoramos si esos efectos son permanentes", indicóMcCann.

Al hablar de la recuperación de un accidentecerebrovascular (ACV), por ejemplo, dijo: "El cerebro sabecompensar".

Es posible, dijo McCann, que al envejecer, todo dañocerebral residual del consumo de éxtasis pueda volverse másevidente porque el envejecimiento actúa como un "estresornatural" en el cerebro. Pero se necesitan estudios paraprobarlo.

FUENTE: Neurology, online 2 de diciembre del 2009