Público
Público

El consumo de cemento cae el 40% hasta junio y cerrará el año en niveles de 1997

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entre enero y junio se consumieron en España 14,36 millones de toneladas de cemento, el 40,5 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008, según datos de Oficemen, que prevé que el ejercicio cerrará con un descenso de hasta el 35 por ciento, con lo que se retrocederá a niveles de 1997.

Respecto a 2010, los dirigentes de la patronal cementera estiman que se volverá a producir un descenso del consumo, una previsión que, de cumplirse, hará inevitable el cierre de fábricas y la consecuente destrucción de empleo, que en 2008 lograron evitar.

En rueda de prensa, el presidente de Oficem, Jean Martín Saint León, apuntó que este año, el consumo de cemento por habitante, uno de los indicadores más representativos de la evolución del sector de la construcción, caerá hasta los 600 kilos, la mitad que en 2007.

Por ello, los fabricantes de cemento, que en la actualidad trabajan a menos del 50 por ciento de su capacidad, saben que en los próximos años no podrán recuperar su actividad a través del sector inmobiliario y tienen sus esperanzas puestas en el Plan de Infraestructuras.

"La obra pública es la única forma de remontar la actividad", aseveró el director de Oficem, Aniceto Zaragoza, quien lamentó que, a pesar de la caída de la actividad nacional, las importaciones de cemento siguen siendo elevadas, una situación que achacó a la competencia desleal que ejercen países como China o Turquía, que no respetan las exigencias medioambientales o laborales.

El vicepresidente de la patronal, Ángel Luis Heras, añadió que el sector ya sufre "de forma importante" los impagos por parte de sus clientes, sobre todo de pequeñas y medianas empresas especializadas en promociones inmobiliarias.

"La situación es mala", dijo Heras, que apuntó que la mayor preocupación del sector, después de la caída de las ventas, reside en saber cómo van a reaccionar "financieramente" sus clientes después del verano y si van a ser capaces de afrontar la situación.

Apuntó que la rentabilidad del sector caerá "de forma importante" este año y subrayó que, en este contexto y si se mantiene las previsiones para 2010, el cierre de fábricas será inevitable.

De vuelta a las cifras del sector, en el primer semestre del año, la producción de clínker fue de 10,6 millones de toneladas y la de cemento de 14,6 millones de toneladas, cifras inferiores en el 30,16 y en el 37,9 por ciento, respectivamente, a las del mismo periodo de 2008.

El consumo nacional cayó el 40,5 por ciento, hasta las 1435 toneladas, mientras que en el conjunto del ejercicio se espera que la caída sea de entre el 33 y el 35 por ciento y se sitúe entre 27,8 y 28,6 millones de toneladas.

Entre enero y junio, las importaciones de cemento sumaron 1,39 millones de toneladas y bajaron el 71,5 por ciento respecto al primer semestre del año pasado.

Las exportaciones crecieron el 51,56 por ciento y superaron los 1,47 millones de toneladas, a pesar de que en todos los países sufren sobrecapacidad de producción y de que los precios internacionales del clínker se sitúan por debajo del coste de producción de la industria española.

Los responsables de Oficem, que volvieron a reclamar la búsqueda de acuerdos para rebajar la factura eléctrica del sector para mejorar su competitividad, apuntaron que en los últimos años han invertido más de 1.000 millones de euros en mejoras medioambientales.