Público
Público

Consumo de cereales sería más saludable que desayuno caliente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Rachael Myers Lowe

Los padres no deberíansentirse culpables si no les preparan un desayuno caliente asus hijos.

Un reciente estudio que comparó a niños que se saltan laprimera comida del día, los que comen cereales y quienes toman"otros" desayunos, determinando que aquellos que consumencereales tienen una alimentación más saludable.

Independientemente de si las comidas eran relativamentericas o no en azúcar, los niños que consumen cereales noingieren la cantidad diaria recomendada.

En cambio, quienes no toman desayuno obtienen más energíadiaria de "azúcares agregados" que los que desayunan, lo quelleva a que consuman menos fibra y nutrientes y obtengan unmenor porcentaje de energía diaria mediante las proteínas.

También tienen una mayor circunferencia de cintura y uníndice de masa corporal (IMC) más alto que los quedesayunaban.

Saltarse el desayuno no sólo es malo nutricionalmente, sinoque puede provocar desafíos futuros para la salud, publicóJournal of the American Dietetic Association.

A veces, los cereales listos para comer son cuestionadosporque algunos son ricos en azúcares, señaló la coautora delestudio Carol O'Neil, de la Universidad del Estado deLuisiana.

Pero "muchos son ricos en nutrientes, están fortificadoscon vitaminas y contienen granos integrales con fibraagregada", añadió.

El 22 por ciento de los que se saltean el desayuno sonobesos, versus menos del 20 por ciento de los que consumen"otros desayunos" y el 15 por ciento de los que comencereales.

Tras analizar lo que habían comido los niños durante 24horas, el equipo halló que los que consumieron cereales listospara comer tenían "perfiles de consumo de nutrientes másfavorables" y un peso más recomendable que los que nodesayunaban u optaban por "otros desayunos".

El equipo de O'Neil estudió a casi 10.000 niños de entre 9y 18 años, que habían participado en la encuesta NationalHealth and Nutrition Examination Survey (NHANES) entre 1999 yel 2006.

El 20 por ciento de los niños de entre 9 y 13 y casi untercio de los niños de entre 14 y 18, no desayunaban. El hábitode comer a la mañana comenzó a disminuir a medida que los niñoscrecían. Y, al llegar al secundario, casi un tercio dejaba delado la primera comida del día.

Lo mismo ocurría con un tercio de las niñas mayores.

"Se preocupan por el peso y piensan que si saltan esacomida ingieren menos calorías en el día; en realidad, empiezana sentir hambre y comen snacks con más calorías y menosnutrientes", explicó O'Neil.

Los niños, agregó, no saben que los cereales listos paracomer son una manera rápida y accesible de ingerir un buendesayuno. "Debería explorarse por qué tantos niños yadolescentes se saltan el desayuno", dijo.

El equipo observó que el porcentaje más alto de niños yadolescentes que no desayunaban eran hijos de padres solteros ode hogares de bajos ingresos. Además, los niños de comunidadesminoritarias consumían menos cereales que los blancos.

Por lo menos un estudio ya había mostrado que el acceso yla disponibilidad de los alimentos saludables, incluidos loscereales fortificados listos para comer, no son tan comunespara los afroamericanos como para los blancos.

FUENTE: Journal of the American Dietetic Association,julio del 2010.