Público
Público

Contables, informáticos y expolicías buscarán presuntos fraudes en Pescanova

La consultora KPMG analizará las cuentas de la multinacional pesquera, a la que la CNMV ha abierto un procedimiento sancionador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Matemáticos, contables, ingenieros informáticos, auditores, abogados, economistas y hasta miembros en excedencia de la Policía y la Guardia Civil, entre otros, forman el equipo multidisciplinar con el que un auditor 'forensic' investiga presuntos fraudes, como lo hará KPMG en el caso de Pescanova. Los integrantes de estos equipos, que se nutren de especialistas en función del tipo de investigación necesaria, tienen en común poseer conocimientos para detectar, investigar y rastrear las irregularidades que se puedan dar en la empresa que investigan.

Esta labor la puede encargar tanto la propia compañía, como en el caso Pescanova, o un juzgado, pero en cualquiera de los casos, se detecte o no se detecten presuntos fraudes e irregularidades y, con el objetivo de preservar su independencia, el trabajo realizado por el auditor 'forensic' siempre se cobra, los honorarios no están vinculados al resultado. Entre los objetivos figura detectar malversación de activos, apropiación indebida o falsedad contable, entre otros, y para ello analizan la contabilidad, las auditorías, los estados financieros y la memoria de la compañía.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha abierto un procedimiento sancionador a Pescanova y a su presidente, Manuel Fernández de Sousa, tras no presentar en forma las cuentas de 2012 y ocultar durante meses que había vendido un 7% de la participación que posee en la empresa. Pescanova, que se encuentra en concurso de acreedores, ha admitido la existencia de pasivos ocultos, que aún no ha cuantificado y de los que no ha informado a su consejo.

Los equipos de 'forensic' también someten bajo su lupa las denominadas 'evidencias difíciles'; es decir, rastrean todo tipo de soporte tecnológico y digital, 'que siempre deja rastro o huella', según fuentes conocedoras de los trabajos de estos equipos. Analizan, asimismo, correos electrónicos e información pública relevante, e incluso realizan entrevistas con empleados de la compañía, con el objetivo de recabar la máxima información posible.

Pero, ¿cuál es el perfil de un defraudador?, los expertos aseguran que suelen ser reincidentes, 'que han visto que lo han hecho una vez y no ha pasado nada, y en general llevan una media de cinco años defraudando'.Estos defraudadores, han añadido las mismas fuentes, ocupan puestos clave en la compañía y cuentan con poder de decisión, por lo que son mandos con puestos medios, altos y muy altos. El fraude se define como 'el engaño intencional que sustrae valor a una organización', según los autores del libro Gestión del riesgo de fraudes e irregularidades empresariales, Richard H. Girgentu y Timothy P. Hedley, ambos máximas autoridades del departamento de 'forensic' de la auditora KPMG.Para ellos siempre hay tres condiciones presentes cuando se produce un fraude: la oportunidad, la presión o el incentivo y la racionalización.

Los autores del libro relacionan la existencia de este triángulo del fraude con la presentación de informes financieros, y afirman que, generalmente, cuando estos se presentan de forman fraudulenta se debe a algún tipo de presión. Entre los dos tipos de presión más reconocidos, aluden al 'deseo de lograr beneficios trimestrales', lo que, en su opinión, ilustra hasta qué punto pueden ejercer presión las expectativas de los analistas, que son ajenos a las compañía. La segunda más frecuente es la amenaza para la posición financiera personal del empleado, es decir, la remuneración y bonificación en consonancia con los resultados por él logrados.

En relación al fraude y la malversación de activos, destacan que la mayoría está motivada por la oportunidad y que aproximadamente el 85% de las malversaciones de activos se refieren a efectivo. Por ese motivo, fuentes del sector plantean que es importante establecer controles, filtros y medidas de prevención en las organizaciones empresariales, así como la denominada 'línea ética', que es un teléfono de contacto y puntos de acceso para evitar posibles irregularidades.

Esta línea consiste en un teléfono o buzón de correo a través del que una persona conocedora de una irregularidad en su empresa contacta con un abogado externo al que denuncia la conducta irregular, 'un tipo de sistemas muy habitual en las empresas de Estados Unidos', añaden las mismas fuentes.

Los trabajadores de Pescanova convocarán una manifestación, para la que todavía no se ha concretado fecha, con el fin de reclamar el mantenimiento de los puestos de trabajo en el grupo, que consideran 'viable', al tiempo que piden celeridad en el proceso concursal para que se despejen las dudas sobre su futuro. Así lo han acordado en una asamblea celebrada este sábado en Vigo, a la que han acudido unos 80 trabajadores, y en la que se ha puesto de manifiesto el 'malestar' de la plantilla por la 'falta de transparencia' de la dirección de la empresa, que aún no ha atendido a los requerimientos de los comités para mantener un encuentro en el que les informen directamente de la situación de la compañía.

El responsable de Alimentación de CCOO, Francisco Vilar, ha explicado que urge la aceptación de la solicitud de concurso de acreedores, y el nombramiento de los tres administradores que tomarán las riendas de la pesquera. 'Es urgente para evitar efectos desastrosos', ha apuntado. No obstante, Vilar ha admitido que, una vez que se inicie ese proceso, 'es muy probable' que haya venta de activos y concentración de producción, por lo que se teme una 'importante' pérdida de puestos de trabajo entre los 6.000 empleos que tiene la multinacional en Galicia. CCOO contactará con los otros sindicatos con representación en Pescanova para convocar la manifestación de forma conjunta, y ha hecho un llamamiento a la participación ciudadana en esa marcha.

El presidente del comité de empresa de Pescanova S.A., Francisco Puga (CCOO), ha confirmado la 'preocupación' que hay en la plantilla, y ha insistido en que la empresa es 'viable'. Según ha señalado, lo ocurrido con la multinacional ha cogido 'por sorpresa' a los trabajadores, y ha apuntado que la cúpula de la compañía solo ha informado a los comités a través de 'intermediarios'.

Con respecto al comunicado de apoyo firmado por los trabajadores hace unas semanas, en el que ofrecían su 'apoyo' y mostraban su 'confianza' en la dirección de Pescanova, Puga ha precisado que 'lo que los trabajadores defendían era la viabilidad'. 'Pero con los hechos que han estado sucediendo, ahora apoyamos igual a la empresa, pero ya no tanto a la dirección', ha admitido. En esa línea ha confirmado que la empresa 'sólo garantiza' los salarios del mes de abril, pero ha precisado que, 'es porque, a partir de ese momento, las decisiones serán de los administradores concursales y no la dirección no sabe cómo van a actuar'.

Representantes sindicales han mantenido contactos con el conselleiro de Industria y con el ministro Arias Cañete, pero han señalado que, desde la administración, al margen del apoyo a los empleados, 'no disponen de información'. 'Les pasa como a nosotros, que no disponen de una radiografía de lo que está pasando, y tienen que esperar a la entrada en concurso para que salga a la luz la documentación', ha apuntado Francisco Vilar.