Público
Público

Contador espera un año difícil en un debilitado Astana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El bicampeón del Tour de Francia Alberto Contador espera un difícil 2010 tras optar por quedarse en un debilitado equipo Astana.

El español ha tenido un año turbulento, marcado por su tensa relación con su compañero y heptacampeón del Tour, Lance Armstrong, por lo que al final de la temporada negoció con otros equipos.

Finalmente, el corredor de Pinto decidió no romper su contrato con el equipo kazajo, que se extiende hasta finales de 2010, pero en una entrevista publicada el miércoles en el diario Marca aseguró que sus posibilidades de ganar la ronda francesa el año que viene son limitadas.

"Soy realista y sé que tengo un equipo menos potente que otros años, por eso tendremos que trabajar muy a fondo la motivación en las concentraciones, para que sepamos qué queremos conseguir y cómo hacerlo", declaró el ciclista, que el domingo cumplió 27 años.

"Sé que va a ser un año difícil y que cabe la posibilidad de que no pueda ganar el Tour aún estando en buenas condiciones", agregó. "La gente se fijará mucho en mí, pero mis rivales saben que el equipo que voy a tener no es el mismo de antes".

Armstrong y el hasta ahora director del Astana, Johan Bruyneel, van a formar un nuevo equipo para la próxima temporada, RadioShack, al que se han llevado a varios ciclistas. Contador confirmó que su relación con el estadounidense nunca fue buena.

"No es nada nuevo. Yo pienso en el Tour 2010, no en el de 2009, aunque reconozco que me pusieron al límite en todos los terrenos: el psicológico y el físico. Pero me ha venido muy bien para madurar y espero aprovechar esta experiencia el año que viene".

Además, explicó que su programa el próximo año será similar al de las últimas temporadas y que no tiene previsto acudir al Giro de Italia, que se disputa en mayo "porque sería un esfuerzo muy grande antes del Tour", que comienza a principios de julio. No descartó participar en la Vuelta, "en función de cómo me haya ido en Francia".

De cara al futuro, el ciclista madrileño, que contará con su amigo Óscar Pereiro después de que se confirmara su contratación por el Astana no descartó quedarse con el equipo kazajo más allá de 2010.

"Hay que esperar cómo va todo, porque cabe la opción de que al final Astana sea un gran equipo y decida continuar, aunque también podría cambiar a otro o sacar uno propio, algo que, aunque motivante, me restaría energías. Bastante responsabilidad tengo ya ahora..."