Público
Público

Contador se exhibe al ataque, etapa para Vandevelde y Chavanel aguanta líder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estadounidense Christian Vandevelde, del Garmin, se adjudicó en solitario la cuarta etapa de la París-Niza, disputada entre Vichy y Saint-Étienne, de 173.5 kilómetros, en la que el francés Sylvain Chavanel, del Quick Step, mantuvo el jersey de líder y el español Alberto Contador se exhibió con un ataque que le puso cuarto en la general.

En un final de perfil accidentado con la cota de Rochetaillée, de tercera categoría a 6 kilómetros de meta, la carrera vivió momentos emocionantes con un ataque fulgurante de Alberto Contador, quien recuperó la condición de claro favorito después del despiste que le hizo perder más de un minuto en la jornada anterior.

Mientras Vandevelve aguantaba en cabeza, el madrileño se erigió en protagonista de la persecución, con un ritmo que aguantaron algunos corredores, entre ellos los españoles Gárate, Frank, Toni Colom, David López y Samuel Sánchez.

La veintena de corredores que componían dicho grupo entró a 14 segundos del ganador, mientras que Sylvain Chavanel cruzó la meta a 41 segundos, dando muestras de debilidad.

Vandevelde hizo buena la escapada del día con un ataque a 20 kilómetros de meta, cuando dejó la compañía de los otros seis compañeros con los que compartió la fuga desde el kilómetro 67. Marcó en meta un tiempo de 4h.01.31. El grupo perseguidor entró con el francés Jonathan Hivest (Skil) al frente, seguido del italiano Mirco Lorenzetto (Lampre).

La jornada cambió el decorado en la general, si bien Chavanel logró retener el maillot amarillo por tan sólo 6 segundos sobre Juan Manuel Gárate y 36 respecto a Juan Antonio Flecha, ambos del Rabobank, segundo y tercero respectivamente.

Contador recordó que sigue siendo el favorito con un ataque marca de la casa que sirvió de aviso. El del Pinto es cuarto a 36 segundos, mientras que Toni Colom figura séptimo a 55 segundos y el campeón olímpico Samuel Sánchez undécimo a 1.09 minutos.

Mañana se disputa la quinta etapa entre Annonay y Vallon-Pont-d'Arc, de 204 kilómetros, jornada muy ondulada con siete puertos puntuables.