Público
Público

Contador se hunde en la París-Niza y Sánchez se pone líder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luis León Sánchez se hizo con el liderato en la París-Niza tras ganar el sábado la séptima etapa después de que Alberto Contador se hundiera al final de una etapa montañosa de 191 kilómetros desde Manosque a Fayence.

Sánchez, corredor del Caisse d'Epargne y que ganó el Tour del Mediterráneo el pasado mes, atacó a un grupo en cabeza formado por seis ciclistas a 15 kilómetros del final y terminó 50 segundos por delante de su compatriota Antonio Colom, del equipo Katusha y del luxemburgués Frank Schleck del equipo Saxo Bank.

Contador se derrumbó de forma dramática a cuatro kilómetros del final, cruzando la línea de meta dos minutos 53 segundos por detrás de Sánchez, y tuvo que ser ayudado por un asistente del Astana para descender de su bicicleta.

El ganador del Tour de Francia de 2007, que el año pasado consiguió un inusual doblete Giro y Vuelta, cayó al cuarto puesto en la clasificación general, a un minuto y 50 segundos de Sánchez.

"Quería ganar la etapa. También tuve calambres a un kilómetro del final. Supe que Contador se había hundido pero no pensé en ello", dijo Sánchez a los periodistas.

El nuevo líder adelanta al francés Sylvain Chavanel por un minuto y nueve segundos, con Schleck en tercera posición a 12 segundos.

Contador no tendrá otra opción más que atacar en el primero de los tres puertos de primera categoría de la última etapa del domingo, 119 kilómetros alrededor de Niza, si quiere evitar su primera derrota en una carrera por etapas desde la Vuelta a Valencia de 2007.

Sin embargo, el director deportivo del Astana, Alain Gallopin, dijo: "Se acabó. No es un superhombre. Esta París-Niza es extremadamente dura".

NO AGRESIÓN

Al inicio de la etapa, un grupo de nueve corredores consiguió una brecha de tres minutos, con el eslovaco Martin Velits afrontando en solitario el inicio del ascenso de categoría uno al Col de Bourigaille.

Sus esfuerzos fueron en vano, ya que el equipo Caisse d'Epargne destrozó el pelotón con una aceleración repentina que dejó a Kevin Seeldrayers, séptimo en la general, muy por detrás.

Colom atacó a la mitad del ascenso seguido por Contador, su antiguo compañero de equipo, siendo alcanzados por Sánchez antes de llegar a la cumbre, en la que el grupo dio alcance a Velits.

Sánchez y Contador fueron vistos conversando y el corredor de Caisse d'Epargne dijo que sellaron un pacto.

"Teníamos un pacto de no agresión pero en ningún momento me dijo que se encontraba mal", dijo Sánchez.

El del Caisse d'Epargne realizó su ataque a 15 kilómetros del final, incrementando gradualmente su ventaja, mientras que el madrileño sufrió una pájara y terminó sin ningún compañero que pudiera asistirle en la escalada final.