Público
Público

El contagio del sida cae un 30% desde 1996

El 42% de los infectados accede ya a fármacos antirretrovirales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El contagio del sida se ha reducido en un 30% desde 1996, cuando la enfermedad alcanzó su pico en el mundo, según los datos publicados ayer por Onusida (el programa de Naciones Unidas para el VIH) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). 'La incidencia del virus está en declive', sostiene el informe, que atribuye el descenso al éxito de los programas de prevención e invita a mejorarlos.

El acceso creciente a los medicamentos antiretrovirales, que en 2008 llegaron ya el 42% del total de infectados por VIH en el mundo en 2003 eran sólo el 7%,ha aumentado la esperanza de vida de los enfermos y ha frenado el número de muertes.

En 2001, había 29 millones de enfermos y murieron 1,9 millones; en 2008, había 33,4 millones de enfermos y hubo dos millones de fallecidos. Sigue un resumen del informe por zonas del planeta.

22,4 millones de personas de todas las clases viven con el VIH. La educación es un factor que rebaja los riesgos de contraer la enfermedad, que continúa afectando más a las mujeres, debido a 'las graves desventajas sociales, legales y económicas que afrontan'.

El virus se transmite principalmente por sexo entre hombres y mujeres, aunque se ha detectado un aumento entre homosexuales. La ONU calcula que, en diciembre de 2008, el 44% de los afectados adultos y niños estaba recibiendo tratamiento con antiretrovirales. En 2003, la cifra, que aún varía considerablemente según las zonas y los países, era de un 2%. El avance 'está generando considerables mejoras en salud pública', sostiene la ONU. En Botswana, donde la prevalencia de la enfermedad es del 25% y más del 80% recibe tratamiento, la mortalidad ha caído a la mitad en cuatro años (de 15.500 muertes en 2003 a 7.400 en 2007). Sin embargo, aquí 'la epidemia continúa superando a la respuesta', dice la ONU.

La incidencia del VIH es mayor que en cualquier otra región fuera de África. La prevalencia es del 1%. El sida fue la cuarta causa de muerte en mujeres en 2004 y la quinta entre hombres. La ONU admite que los contagios se han estabilizado, pero alerta de que 'los esfuerzos en prevención son urgentes'.

Europa del Este es la única región donde la prevalencia del virus permanece claramente en aumento. Unas 110.000 personas fueron infectadas en 2008, un 66% más que en 2001. El problema se centra fundamentalmente en Rusia y Ucrania. El consumo de drogas es la ruta principal de transmisión.

Con la excepción de Tailandia, Asia tiene una tasa de prevalencia del 1%. Sin embargo, la cifra global es alta, 4,7 millones de personas viven con el VIH, debido a que el continente alberga el 60% de la población mundial. Aunque los contagios se mantienen estables, en algunos países, como Bangladesh y Pakistán, aumentan. 'Las consecuencias del sida llevarán en 2015 a seis millones de familias a la pobreza, a no ser que los países refuercen su respuesta', alerta la ONU.

La transmisión del VIH se ha mantenido estable. La enfermedad afecta relativamente a pocas personas: la prevalencia es del 0,6%. Aunque Latinoamérica ofrece ejemplos de liderazgo en la prevención del sida, especialmente Brasil, la ONU y la OMS advierten de que los sistemas de vigilancia necesitan reforzarse. El número de hombres con VIH es mayor al de mujeres, debido a la importancia de la transmisión por el sexo hombre-hombre.

Los enfermos se concentran en poblaciones de riesgo: 'Homosexuales, drogadictos e inmigrantes'. La prevalencia oscila entre el 0,3% y el 0,4%. Los datos reflejan 'los extraordinarios efectos de los antiretrovirales', dice la ONU. En EEUU, las muertes en 2007 (14.581) cayeron un 69% respecto a 1994 (47.100). En torno a un 20% de los infectados no sabe que lo está. El informe no da datos sobre España.

La ausencia de datos ha dificultado mucho tiempo la comprensión de la dinámica de la enfermedad y ha alimentado la teoría de que los valores culturales han impedido la expansión del virus. Sin embargo, Egipto descubrió en 2006 que el 6,4% de los hombres con comportamientos de riesgo y el 14,8% de las mujeres tenían el virus. La prevalencia es del 0,2%.

En Oceanía, la prevalencia es muy baja. No supera el 0,1%. Papúa Nueva Guinea concentra el 99% de los nuevos casos.