Público
Público

La contaminación del aire podría disparar un paro cardíaco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuanto más sucio está elaire, más posibilidades existen de que la gente sufra un parocardíaco, según un estudio en Australia.

La materia particulada (diminutas partículas de polvo yotros contaminantes que pueden llegar al interior de lospulmones) siempre estuvo asociada con una mayor mortalidad porenfermedad cardíaca y arterias obstruidas, señaló el equipo deMartine Dennekamp, de la Monash University, en Melbourne.

Pero los estudios sobre si la contaminación del aire elevaespecíficamente el riesgo de sufrir un infarto o un parocardíaco obtuvieron distintos resultados.

Las partículas en el aire son dañinas para las personas conproblemas cardíacos, pero podrían disparar un infarto o lamuerte súbita en personas sin síntomas cardiovascularesaparentes.

El equipo revisó 8.434 casos de paro cardíaco súbito enpersonas mayores de 35 años en la ciudad de Melbourne, entre el2003 y el 2006.

Cuando aumentaba la concentración de las partículas másdiminutas (de 2,5 micrones o menos de diámetro, llamas PM2.5),crecía la posibilidad de sufrir un paro cardíaco durante dosdías.

Por cada aumento de 4,26 microgramos por metro cúbico deconcentraciones de PM2.5, el riesgo de sufrir un paro cardíacoaumentaba un 4 por ciento durante las siguientes 48 horas.

El riesgo individual de sufrir un paro cardíaco es bastantebajo. La Asociación Estadounidense del Corazón estima que, cadaaño, en América del Norte se produce un paro cardíaco por cada2.000 personas.

Y el estudio no prueba que la contaminación cause más paroscardíacos, debido a que los autores no identificaron quéparticipantes fumaban o tenían otros factores de riesgo de laenfermedad cardíaca.

Los niveles de monóxido de carbono también estuvieronasociados con un aumento del riesgo de sufrir un paro cardíaco,aunque no tanto como las PM2.5. El resto de las sustanciascontaminantes evaluadas por el equipo, incluidas las partículasmás grandes, modificaron el riesgo de tener un paro cardíaco.

El efecto fue mayor en el grupo de entre 65 y 74 años, ymás débil en los mayores de 75.

Australia posee una norma que limita las concentraciones dePM2.5 a 25 microgramos por metro cúbico o menos.

Dado que un aumento de menos de 5 microgramos por metrocúbico tiene efectos significativos en la salud, el equipoagregó que "el estudio sugiere que existiría un aumento delriesgo de tener problemas cardíacos con concentraciones pordebajo de los estándares de calidad del aire en Australia".

FUENTE: Epidemiology, online 19 de mayo del 2010.