Publicado: 06.02.2014 19:20 |Actualizado: 06.02.2014 19:20

Continúa la lucha contra la privatización de la donación de sangre en la Comunidad de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La lucha contra la privatización de la recogida de sangre en Madrid sigue sumando miembros a sus filas. Así lo han indicado hoy a Público los trabajadores del Centro de Transfusión de la Comunidad de  Madrid, quienes siguen concentrados desde el prinicipio de esta semana para para reclamar a la Consejería de Sanidad que paralice el convenio firmado con Cruz Roja, el cual supone en la práctica, la privatización de la donación de sangre.

Para los convocantes de la protesta, la jornada de hoy ha sido un éxito. Con más de medio millar de aistentes, interpretan que "la gente empieza a conocer la verdadera dimensión del problema". Así lo ha afirmado Deli Edreira, portavoz de la asamblea y miembro del comité de empresa del Centro de Transfusión, quien además cree que la afluencia de gente a un sitio tan alejado de la ciudad como es Valdebernardo, significa que es un tema que preocupa mucho a los donantes. “Su opinión es que se está comerciando con su sangre y que luego, alguien va  sacar un beneficio económico de ella”, ha comentado en relación a las reclamaciones interpuestas por los donantes.

El servicio va a costar ahora a la Comunidad de Madrid 67€ por el almacenaje de cada bolsa de sangre, que deberá pagar a Cruz Roja. Además, la Comunidad va a entregar a la organización humanitaria sin coste alguno, las unidades móviles y el material que antes era del Centro de Transfusión. 

Lo importante, según Edreira, "es que la gente entienda que la paralización de la privatización de la sanidad es otra cosa que no tiene nada que ver con la recogida de sangre y el convenio que la Consejería ha firmado con la Cruz Roja”.

Lo que más lamentan los trabajadores es la campaña de “bombardeo y de desprestigio” contra su protesta que está llevando a cabo Cruz Roja desde las redes sociales, acusándolos de atacar a una institución humanitaria de reconocido prestigio.

Según Edreira, el código de Cruz Roja les debería impedir participar en una actividad que ya estuviese cubierta por una gestion pública. “El trabajo que hacen es excelente. Lo único que decimos es que no tiene sentido que tengan presnecia en el campo de donadion de sangre, que siempre ha sido público y gestionado de manera eficiente sin ninún problema”.

El próximo sábado 8 de febrero está convocada una nueva manifestación en la Puerta del Sol a las 12.00horas.