Público
Público

Control de calidad médica ampliaría brecha en atención a pobres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los programas de calificaciónde la calidad del desempeño médico, que buscan recompensar alos profesionales mejor calificados, ampliarían las brechas enla atención de la salud, según señalaron expertosestadounidenses.

Un estudio sobre varios hospitales y centros comunitariosdel este de Massachusetts reveló que las características de lospacientes, como la etnia y la cobertura de salud, influíansignificativamente en la ubicación de los médicos en el rankingde calificación.

Aquellos mejor calificados atendían a menos pacientes delas minorías y sin seguro de salud o cobertura de Medicaid. Suspacientes tendían a tener mejores ingresos, ser mayores y estarmás enfermos, lo que hace que necesiten realizar más consultasy recibir servicios recomendados, como colonoscopias omamografías, lo que les sumó puntos a esos profesionales.

"El estudio demuestra que existiría un mecanismo por el quelos programas de incentivo del desempeño agravarían las brechasen la atención", escribió en Journal of the American MedicalAssociation el equipo del Hospital General de Massachusetts, enBoston.

Los autores analizaron información de más de 125.000pacientes y calificaron el nivel de atención recibida segúnvarios exámenes de control (screening) del cáncer y elcolesterol, entre otros. Luego, agruparon a los médicos en unaescala de baja, media o alta calidad.

Tras ajustar las calificaciones según las característicasde los pacientes, más de un tercio de los 162 médicos deatención primaria estudiados pasó a otra categoría de calidad.En especial, los que trabajaban en centros de saludcomunitarios y con las minorías.

"Dado que estos programas premian a los médicos y loscentros con mejores calificaciones mediante pagos más altos yreconocimiento, podrían inducir a alejar erróneamente losrecursos de los médicos que ofrecen servicios de alta calidad alos pacientes más vulnerables", concluyeron los autores.

FUENTE:Journal of the American Medical Association, 8 deseptiembre del 2010