Público
Público

0-1. El control del Sevilla le bastó ante un animoso Karpaty

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El control en casi todas las fases del partido, unido al tanto del malí Frederic Kanouté rebasada la media hora de juego, fue suficiente para que el Sevilla ganara en el campo de un animoso Karpaty ucraniano y sumara su segunda victoria en esta fase de grupos.

Con este triunfo, el equipo andaluz suma seis puntos y es segundo en el Grupo J, mientras que el Karpaty, con un pleno de tres derrotas, queda virtualmente descartado para la lucha por pasar a la siguiente fase.

Ya demostró el conjunto que entrena el ruso nacionalizado bielorruso Oleg Kononov en la primera jornada de esta fase que en su campo aprieta mucho, hasta el punto de que estuvo cerca de ganarle al potente Borussia de Dortmund, aunque los alemanes le dieron la vuelta al marcador en las postrimerías de choque (3-4).

En esta ocasión no fue menos y el Sevilla tuvo que aguantar el empuje inicial de la formación ucraniana, que quiso darle velocidad al juego con un fútbol directo.

A los ocho minutos, en la primera aproximación de los de Gregorio Manzano, el central francés Julien Escudé cabeceó un servicio de saque de falta del italiano Tiberio Guarente y el balón lo repelió el larguero de la meta que defendió Vitaly Rudenko.

Esa jugada enfrió algo el ímpetu de los ucranianos y el Sevilla, con Guarente y el marfileño Didier Zokora en el centro del campo y con el lateral francés Abdoulay Konko reconvertido en extremo derecho por la ausencia por lesión de Jesús Navas, empezó a controlar el juego.

El 0-0 con el que se rebasó la media hora de juego definió lo que fue un partido con poco peligro en las áreas, aunque el Sevilla estuvo más ambicioso, con más posesión del balón y eso le dio los frutos apetecidos.

Un córner que botó el argentino Diego Perotti lo cabeceó Escudé hacía atrás en el primer palo y Kanouté, también con la cabeza, conectó para poner el 0-1 a los 34 minutos.

De ahí hasta el descanso no llegó la reacción local, que basó su ataque en balones largos a su delantero más activo, Denys Kozhanov, pero que fue bien controlado por la defensa visitante.

En la segunda parte Kononov dio entrada al delantero Huznetsov desde el inicio por un casi inédito Zenjov, pero el juego ofensivo de los ucranianos no mejoró demasiado, aunque el 0-1 fue poca ventaja para un Sevilla que no supo rematar el choque con el paso de los minutos y ello le dio incertidumbre al resultado.

El conjunto hispalense basó la recta final del choque en la fortaleza y seguridad de su defensa, que se tradujo en poco trabajo para el portero Andrés Palop ante un rival que sólo tuvo la esperanza de que en alguna jugada aislada pudiera empatar.

No obstante, el Karpaty redobló sus esfuerzos en los últimos minutos visto que el Sevilla descaradamente defendió la mínima ventaja sin mirar casi nada al área adversaria y pese a que los locales jugaron desde el minuto 88 con diez al ver el central Checher la segunda tarjeta amarilla.

Los de Manzano no pasaron por demasiados apuros y rentabilizaron el 0-1, aunque con más sufrimiento de lo que hubieran deseado ante un rival con bastante menos calidad y técnica.

- Ficha técnica:

0 - FC Karpaty: Rudenko; Fedetskiy, Checher, Tubic, Avelar; Khudobyak, Tkachuk, Golodyuk; Kozhanov (Hudyma, m.74), Kopolovets (Habovda, m.57); y Zenjov (Kuznetsov, m.46).

1 - Sevilla FC: Palop; Dabo, Martín Cáceres, Escudé, Fernando Navarro; Konko, Zokora, Guarente (José Carlos, m.81), Perotti; Kanouté (Romaric, m.68) y Negredo (Luis Fabiano, m.74).

Gol: 0-1, M.34: Kanouté.

Árbitro: Bas Nijhuis (Holanda). Expulsó por dos tarjetas amarillas al ucraniano Checher, quien las vio en los minutos 71 y 88. Además, amonestó a los sevillistas Guarente (m.9), Fernando Navarro (m.61) y Escudé (m.90) y al local Golodyuk (m.79).

Incidencias: Partido de la tercera jornada en el Grupo J de la Liga de Europa. Disputado en el Estadio Ucrania de Leópolis ante cerca de 28.000 espectadores que casi llenaron las gradas. Terreno de juego en buenas condiciones, aunque algo blando por la lluvia que cayó durante el día. Noche fría con una temperatura que rondó los cero grados centígrados.