Público
Público

Control glucémico estricto no reduce riesgo cardíaco en diabetes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Megan Brooks

El control intensivo de laglucosa en sangre no reduce el riesgo de que los pacientes condiabetes tipo 2 desarrollen insuficiencia cardíaca, y unmeta-análisis revela que el manejo estricto contiazolidinediona aumentaría ese riesgo.

El autor principal del estudio señaló que esto "se suma aevidencia reciente de la falta de beneficios macrovasculares(contra infartos, accidentes cerebrovasculares y ahorainsuficiencia cardíaca) del control glucémico más intensivo".

Pero el investigador, doctor John J. V. McMurray, delCentro de Investigación Cardiovascular BHF de Glasgow, en elReino Unido, recordó "que un mejor control glucémico reduce elriesgo de tener complicaciones microvasculares", como laenfermedad ocular diabética, la nefropatía y la neuropatía.

Según publica American Heart Journal, el equipo de McMurrayno halló que el control estricto de la glucosa reduzca elriesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

El análisis incluyó ocho estudios que habían comparado untratamiento intensivo para disminuir la glucosa con una terapiaestandarizada en un total de 37.229 diabéticos tipo 2. Elseguimiento duró entre dos y 20 años.

Se registraron 1.469 problemas asociados con insuficienciacardíaca; el 55 por ciento ocurrió en el grupo tratado con elrégimen intensivo. La diferencia promedio en el nivel dehemoglobina glucosilada entre los grupos fue del 0,9 porciento.

Y el control intensivo de la glucosa no influyó en laaparición de problemas asociados con la insuficiencia cardíacaal aumentar el riesgo apenas un 20 por ciento, comparado conlos tratamientos convencionales.

De todos modos, "la estimación del riesgo fue muyheterogénea, con casi un 70 por ciento de variabilidad entrelos estudios, algo atribuible a la heterogeneidad y no alazar", escribe el equipo.

Al analizar un subgrupo de pacientes, la razón deposibilidad de que tuvieran algún problema asociado con lainsuficiencia cardíaca fue de 1,33 con el control glucémicointensivo con tiazolidinediona.

Existen varios motivos por los que el control glucémicointensivo no reduciría el riesgo de desarrollar insuficienciacardíaca "que predicen los estudios epidemiológicos".

Los autores sostienen que estos resultados revelan "que laduración del tratamiento o el seguimiento es insuficiente o quela intervención terapéutica es demasiado tardía en el curso dela enfermedad, la toxicidad colateral de las terapiasutilizadas, o que la hiperglucemia no causa directamenteinsuficiencia cardíaca en los diabéticos (es decir, que es unmarcador, no un mediador)".

FUENTE: American Heart Journal, online 10 de octubre del2011