Público
Público

Control prostático de rutina no previene muertes por cáncer: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Genevra Pittman

El control anual derutina del cáncer prostático no reduce la posibilidad de loshombres de morir por la enfermedad.

Al comparar a un grupo de hombres controlados anualmentemediante análisis del antígeno prostático específico (PSA, porsus siglas en inglés) o exámenes rectales, con otro grupoatendido de manera habitual, un equipo observó que en 13 años sele había diagnosticado cáncer de próstata a más pacientes delprimer grupo que del segundo, aunque no había diferencia en lacantidad que había muerto por la enfermedad.

Esto coincide con un estudio previo, en el que el mismoequipo no había hallado diferencias en la mortalidad entre lossiete y 10 años posteriores al inicio de un programa depesquisa.

También coincide con un borrador reciente de las nuevasguías del panel de expertos de Estados Unidos conocido como U.S.Preventive Services Task Force, que recomiendan no realizar lapesquisa de PSA a los hombres con un nivel de riesgo promedio dedesarrollar la enfermedad.

"Si un hombre está considerando hacerse la prueba decontrol, debería saber que existe poco o menos beneficio queriesgos", dijo el coautor, Philip Prorok, del Instituto Nacionaldel Cáncer, en Bethesda, Maryland.

Prorok explicó que esos riesgos incluyen la detección y eltratamiento de tumores pequeños que habrían pasadodesapercibidos o nunca hubieran causado problemas.

Según los Centros para el Control y la Prevención deEnfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés), enel 2007 se les diagnosticó cáncer de próstata a 223.000estadounidenses y 29.000 murieron por la enfermedad. Estas sonlas últimas estadísticas disponibles.

Los nuevos resultados surgen de un estudio nacional sobrelos efectos de la pesquisa de los cánceres de próstata, pulmón,colon y ovario.

La investigación incluyó a unos 77.000 hombres de medianaedad y mayores, que entre 1993 y el 2001 participaron duranteseis años al azar de un programa de pesquisa, que incluyópruebas anuales de PSA y cuatro exámenes rectales, o querecibieron la atención habitual (en algunos casos incluyó lapesquisa del cáncer).

El equipo estimó que esa cohorte recibió la mitad de loscontroles realizados al primer grupo. En los 13 años que duró elestudio, se les diagnosticó cáncer de próstata a 4.250participantes del programa de pesquisa anual, comparado con3.815 del grupo de control.

Eso representa un aumento del 12 por ciento de los tumoresdetectados, según publica el equipo en Journal of the NationalCancer Institute.

Pero no se observó una diferencia evidente en la cantidad departicipantes que murieron por la enfermedad durante el estudio(158 del grupo controlado anualmente y 145 del grupo decontrol), aun tras controlar factores como la edad o laexistencia de otras enfermedades.

"Etiquetar con cáncer a una persona que nunca sufrirá losefectos adversos de una enfermedad es perjudicarlo", dijo eldoctor Philipp Dahm, urólogo de la University of Florida, enGainesville, quien no participó del estudio.

Dahm agregó que el tratamiento, ya sea necesario o no, puedecausar efectos adversos, como incontinencia e impotencia.

El especialista consideró que una limitación del estudio esque no permite comparar los resultados del cáncer prostático enhombres controlados anualmente con los que nunca se hicieron unanálisis de PSA porque el grupo de control incluyó participantesque se hicieron el test.

FUENTE: Journal of the National Cancer Institute, online 6de enero del 2012