Público
Público

El controlador de un vuelo de la CIA dice que el avión iba vacío

Las acusaciones piden citar a los responsables de Morón y Rota en dos escalas concretas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un error de las acusaciones personadas en el procedimiento y otro del Ministerio de Defensa han propiciado que sólo uno de los seis controladores aéreos de las bases militares de Morón (Sevilla) y Rota (Cádiz), citados en la causa abierta para investigar las escalas realizadas en España por aviones con origen o destino en la base estadounidense de Guantánamo, declarara el martes en la Audiencia Nacional. El testigo dijo que no vio nada sospechoso en el avión en cuestión, porque viajaba vacío desde Estados Unidos a Afganistán.

Los otros cinco testigos no han comparecido ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, al comprobarse que ninguno de ellos había trabajado los días en los que los vuelos sospechosos hicieron escala en España.

Para evitar esta circunstancia de nuevo, las acusaciones han pedido al juez Moreno que envíe otro oficio al Ministerio de Defensa para que identifique, con prioridad, a los controladores aéreos y oficiales de vuelo que prestaron servicio en las bases de Morón y Rota el 11 de enero y el 28 de agosto de 2002. Esos días fueron transportados al menos 30 presuntos talibanes y miembros de Al Qaeda en dos naves estadounidenses. Entre ellos figuraban dos menores, uno de ellos canadiense.

Las citaciones de los controladores fueron solicitadas por el fiscal de la Audiencia Nacional Vicente González Mota y las acusaciones populares personadas en la causa.

El juez ordenó la diligencia, después de que el ex director general de Política Exterior para América del Norte Miguel Aguirre de Cárcer, declarara en la Audiencia Nacional que envió un informe 'muy secreto' al secretario de Estado de Exteriores para que le fuera entregada al entonces ministro, Josep Piqué, en el que informaba al Gobierno de Aznar sobre la posibilidad de que aviones realizaran escalas en esos aeropuerto. El Ejecutivo del PP lo autorizó.